20 COSAS QUE VER Y HACER EN LAS RÍAS ALTAS

que ver y hacer en las rias altas

Aunque sus primas lejanas las Rías Baixas suelen llevarse todas las miradas, y su prima hermana la Costa da Morte toda la fama, para nosotros las Rías Altas son uno de los rincones más espectaculares de toda Galicia. Con una costa salvaje y agreste, que va desde A Coruña hasta Ribadeo, ofrecen todo lo necesario para disfrutar de un roadtrip memorable: carreteras escénicas, lugares maravillosos y un buen puñado de sorpresas. En este post te contamos 20 cosas que ver y hacer en las Rías Altas.

1. Coincidiendo con el inicio geográfico, la ciudad de A Coruña es el punto perfecto para comenzar un viaje por las Rías Altas. En realidad lo ideal sería quedarse a dormir al menos un día, pues todos coinciden en que es una de las ciudades más bonitas y agradables de Galicia (sobre todo con buen tiempo). Pero el plan también puede ceñirse a pasar un par de horitas y ver los principales atractivos del casco histórico y la Torre de Hércules.

Aquí te contamos 20 cosas que ver y hacer en La Coruña (próximamente).

que ver y hacer en las rías altas

2. Betanzos es un pueblo que se ha ganado su sitio en el mapa gallego por una sencilla y sabrosa razón: es la capital de la tortilla de patata. Cuentan que aquí se comen las mejores de toda España. Un buen sitio donde probarla es el restaurante Mesón O’Pote. Y para bajar la comilona, nada mejor que un paseo por el curioso Parque del Pastiempo, concebido como una enciclopedia al aire libre. ¿Necesitas más razones para visitar Betanzos? Su cuidado casco histórico y el cercano Pazo de Mariñán serán suficientes.

3. Atravesando dos rías hacia el norte se encuentra Ferrol, donde hacer un tour de arte urbano por el barrio de Canido, contemplando de las coloridas meninas que decoran las paredes de sus casas y calles. Su historia es digna de mención: antaño era uno de los barrios más marginados de la ciudad, pero gracias a la iniciativa de Eduardo Hermida y otros artistas, desde 2009 Canido se empezó a llenar de estas meninas, y se le dio una nueva vida.

4. En la misma Ría de Betanzos se esconde uno de los rinconcitos con más encanto de las Rías Altas: el pueblo de Redes. Pintoresco, sencillo y con aquel aire marinero-rural que tanto nos gusta.

5. ¿Prefieres rodearte de naturaleza y visitar uno de los bosques atlánticos más bonitos y mejor conservados del Viejo Continente? Apunta este nombre: Fragas do Eume. Hay un buen puñado de rutas de senderismo, como la que lleva al Monasterio de Caveiro (11 km). Por desgracia nosotros tuvimos que saltarnos esta parada, pero volveremos!

6. Ciudades, pueblos, rías, bosques… ¿y qué pasa con las playas? Tranqui porque te vas a hartar… De momento empezamos con la Playa de Santa Comba, sin duda una de las mejores de las Rías Altas, con arenas blancas, aguas tranquilas y transparentes y espacio de sobra para todos.

Al lado, a los pies de la Ermita de Santa Comba, hay otra playa, mucho más pequeña, pero preciosa. Se puede acceder a ella a través de unas escaleras de madera solo durante la bajamar. Desde allí abajo sale otra escalera que sube hasta la propia ermita (pero ojo a los cambios de marea!).

Para nosotros, esta es una de las cosas que ver y hacer en las Rías Altas sin falta!

Playa de Santa Comba

7. Otra de esas ermitas construidas en lugares imprevisibles es la Ermita Virxe do Porto, que además está rodeada de una curiosa leyenda… Dicen que unos pescadores encontraron una imagen de la Virgen del Mar, la recogieron y la llevaron a tierra firme. Al día siguiente, cuando salieron de nuevo a faenar, volvieron a encontrar la misma imagen. Decidieron así levantar esta ermita en un punto próximo al lugar donde la encontraron. El 11 de julio allí se celebra una romería en honor a la Virgen.

8. La del Santuario de San Andrés de Teixido es una de las postales más típicas de las Rías Altas, así que apuntalo bien en el mapa. En plena Serra da Capelada y con unas vistas sublimes al Atlántico, este santuario es de los más populares de Galicia… Es más, el dicho “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo” se refiere a que todos los fieles deberían peregrinar aquí una vez en la vida. Según la tradición, hay que hacer la romería llevando encima una piedra que se tira antes de llegar al santuario, también hay que beber de una fuente y pedir un deseo al Santo.

En el pequeño pueblecito donde se levanta el santuario hay 2 o 3 restaurantes que sirven marisco fresco y los percebes son famosos. No sabemos si nosotros tuvimos «mala suerte» o siempre es así, pero cuando fuimos  estaba petadísimo de gente (la idea era parar a comer).

9. Un par de km antes de llegar a San Andrés de Teixedo, pasarás por una zona alta, con varios miradores. Uno de ellos es el Miradoiro Chao do Monte: desde allí las vistas son fenomenales y nosotros las disfrutamos en compañía de unas cuantas vacas y caballos. También es un excelente lugar para montar un picnic, con mesitas a la sombra y un entorno tranquilo perfecto.

10. Y siguiendo hacia el norte, haz una parada rápida en el Mirador de O Cruceiro de Teixidelo, donde se encuentra la placa que recuerda el trágico fallecimiento frente a estas costas del celebre actor inglés Leslie Howard.

11. Cedeira y sus alrededores son ideales para los amantes de las playas tranquilas y paradisíacas, y también para los que buscan deportes acuáticos. Algunas de ellas son la Playa de la Magdalena en Cedeira, la Playa de Pantín, una de las mejores playas para surfear de España, la Playa de Vilarrube, en una ensenada que cuando baja la marea forma un laguito, y la amplia Playa A Frouxeira. O bien optar por calas más pequeñas y escondidas (pero geniales), como la Cala Sonreiras, la Cala Cala Burbullas o la Cala Miseñora.

Si tuviéramos que elegir un lugar para hacer base en un viaje por las Rías Altas, podría ser perfectamente Cedeira.

12. Para llegar al siguiente punto (spoiler: el Cabo Ortegal), pasarás por una carretera panorámica espectacular (y estrecha, ojo), que deja a un lado los vertiginosos acantilados de Vixía de Herbeira (que con sus 613 metros son los más altos de la Europa continental!), y al otro campos verdes infinitos repletos de molinos eólicos y caballos salvajes.

El mejor lugar para disfrutar del entorno es el mirador de A Garita Da Herbeira. Si desde allí arriba te parece ver una playa negra bajo tus pies, no creas que es un fallo de tu mente: se trata de la Praia de Teixidelo, la única de arena negra de origen no volcánico del mundo! Eso sí, ni se te ocurra intentar bajar.

Este trayecto, conocido como la Ruta dos Miradoiros (de Cedeira al Cabo Ortegal), pasa directo a nuestro listado de lo mejor, no solo de las Rías Altas, sino de toda Galicia. Y es que nos recordó un montón a Australia, sensación que se repitió en todo el viaje, también por desgracia, por los demasiados eucaliptos que vimos.

Acantilados de Vixía de Herbeira

13. La cercana Ortigueira también merece una parada… especialmente si coincides con el Festival Internacional do Mundo Celta, uno de los eventos folclóricos más famosos de España. Rober estuvo en sus años mozos y tiene muy buenos recuerdos (aunque pocos). El pueblo además es una pequeña joya, con sus palacetes de indianos, monumentos, casonas y su puerto.

14. Si te decimos que una de las cosas que ver y hacer en las Rías Altas es ¡un banco de madera!, puede que te quedes un poco loco… Pero el asombro de ahora no será nada comparado con el que tengas cuando estés allí: el Banco de Loiba no es un banco corriente… para muchos es, nada más y nada menos, que el banco más bonito del mundo (a decir verdad, de estos hay varios repartidos por Galicia). Aunque lo bonito no es el banco en si, sino las vistazas de la Ría de Ortigueira que se tienen sentado en él.

15. El Cabo Ortegal tiene mucha fama, pero hasta que no estás allí y ves con tus ojos la fuerza del mar y notas como la brisa te desordena el pelo, no serás consciente de la belleza del lugar. Su faro, además, es de los más bonitos que vimos nunca.

Para llegar desde el oeste la carretera es de unos 7 km y bastante bacheada. Lo bueno es que desde el faro no tendrás que regresar por la misma, sino dirigirte hasta el bonito pueblo de Cariño, muy cerca de allí.

cabo ortegal

16. Sin embargo, el Faro de Estaca de Bares tiene el honor de ser el más septentrional de España. Y, por si eso no te bastara, se sitúa a unos 100 metros de altura. Además el Cabo donde se encuentra es el lugar donde se divide el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico, y si bien la línea imaginaria que los separa es eso, solo imaginaria, este es sin duda uno de los lugares más especiales del norte de Galicia.

17. Esperamos que en este punto todavía te queden energías, porque te proponemos un sendero de los que no se olvidan. Se trata de la ruta a la punta de Fuciño do Porco (traducido como «hocico de cerdo» por su forma), que en sus 3 km (solo ida) pasa por una cala, atraviesa un bosque de eucaliptos y recorre una pasarela serpenteante sobre los acantilados. La verdad es que recuerdan un poquito a San Juan de Gaztelugatxe en el País Vasco.

18. El final de Galicia, y por tanto de las Rías Altas, es la localidad de Ribadeo. Y no es el único motivo para pasarse por aquí, esta villa posee un casco histórico con mucho encanto, del que destaca el Barrio Indiano de San Roque, repleto de esas casas que construyeron los emigrantes a América que tuvieron éxito, y retornaron a su tierra patria entre finales del siglo XIX y principios del XX.

19. En la desembocadura de la Ría de Ribadeo encontramos el bonito Faro de Illa Plancha. No tiene ni mucho menos el empaque de los otros que ya hemos visitado, pero es muy fotogénico, gracias a su ubicación, en este pequeño islote frente a la costa, y al puente que lo conecta. Verás dos construcciones: el faro circular, y el antiguo faro cuadrado, que hoy sirve como alojamiento (una noche te puede costar unos 200€). Fue otra de las cosas que más nos gustaron de esta ruta en coche por las Rías Altas.

20. La Playa de las Catedrales representa el perfecto colofón final de este viaje y una de las cosas imprescindibles que ver y hacer en las Rías Altas. No hablamos de cualquier lugar, estamos en LA PLAYA de Galicia por excelencia. ¿El motivo? Sus famosos y llamativos arcos y formaciones rocosas, que la erosión del mar ha ido esculpiendo en los acantilados. Para visitarla en temporada alta tendrás que solicitar un permiso (gratuito) aquí.

Pero no es la única, toda esta parte de costa lucense está llena de playas impresionantes (como la Playa de Lóngara o la Playa de Os Castros) y de pasarelas de madera por las que desconectar del todo.

que ver y hacer en las rias altas

Mapa con lo mejor de las Rías Altas

Aquí te dejamos un mapa con todo lo que ver y hacer en las Rías Altas:

Hasta aquí nuestras recomendaciones para disfrutar de un viajazo en una de las zonas más desconocidas y más bonitas de la Terriña. Nosotros nos vamos con ganas de regresar, así que ¡hasta pronto, Rías Altas!

¿Conoces más cosas que ver y hacer en las Rías Altas?

seguro iati descuento

Ahorra en tu viaje
Compara y consigue vuelos baratos aquí
Encuentra alojamiento a los mejores precios aquí
Regístrate en Airbnb y consigue hasta 34€ de descuento aquí
Reserva actividades y excursiones en español aquí
Contrata el seguro de viaje IATI con un 5% de descuento aquí
Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí
Regalo de 10€ reservando el transporte por Europa aquí
Averigua cómo sacar dinero en el extranjero sin comisiones aquí
Compra una tarjeta SIM con descuento para viajar con internet aquí
Alquila un coche con las mejores ofertas aquí
Compara precios del alquiler de furgonetas aquí
Los mejores libros y guías de viaje aquí
Todos nuestros artículos sobre España

que ver y hacer en las rías altas

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba