10 COSAS QUE VER Y HACER EN UZBEKISTÁN

Hablar de Uzbekistán es hablar de ciudades tan legendarias como Samarcanda o Bujará, joyas de la mítica Ruta de la Seda, de fortalezas milenarias, desiertos y también de Brutalismo soviético y enormes platos de plov. ¿Quieres saber las mejores cosas que ver y hacer en Uzbekistán? ¿Vas a viajar a este rincón de Asia Central y andas más perdido que Marco Polo en su primer día de viaje?

No te preocupes, que hoy vamos a sacarte de dudas y te recomendamos los 10 lugares que visitar en Uzbekistán.

Para planificar tu viaje, echa un vistazo a estos consejos para viajar a Uzbekistán

Que ver y hacer en Uzbekistán

Para nosotros Uzbekistán es el país color arena y cobalto, en cuanto lo pises no tardarás mucho en entender el motivo. ¿Y qué decir de la arquitectura? Majestuosa, de esas que tienen el poder de trasladarte a otro tiempo lejano.

Ya te lo adelantamos en las primeras líneas, la Ruta de la Seda tuvo un papel fundamental en el desarrollo de esta parte del mundo. Uzbekistán fue (y sigue siendo) el país de los caravasares, de las ciudades míticas repletas de bóvedas de azulejos azules, de camellos y desiertos infinitos.

Pero hay vida más allá de esta evocadora imagen, desde la capital, con su historia milenaria y estampa soviética al curioso Valle de Ferganá o al tristemente desaparecido Mar de Aral. Así que ya sabes: aunque Borat no esté tan orgulloso de sus orígenes, Uzbekistán es un destinazo. ¿Te vienes a descubrirlo?

1. Tashkent

La capital de Uzbekistán es a menudo obviada en las rutas turísticas, algo que nos parece un GRAN error. Y no solo porque en nuestra concepción de los viajes, las capitales son el fiel reflejo del presente de un país, sino porque Tashkent tiene su puntillo y gustará especialmente (aunque quizás sería mejor decir «solamente» :-p)  a los nostálgicos del estilo soviético.

Grandes bloques de edificios con reminiscencia de la antigua URSS se mezclan con auténticos bazares en los que las abuelas son las jefas. Tiendas de telefonía se intercalan entre puestos de uvas y manzanas. Extensas zonas verdes son cortadas por enormes avenidas de varios carriles. El olor a carne a la brasa de los shashlik se entremezcla con el del gas y de la polución.

Casas de té, parques, madrazas, mausoleos, bibliotecas y unas cuantas sorpresas… Y para que todas estas nuevas experiencias entren mejor, nada como el Centro Plov, donde ponerse las botas con un platazo de plov, el plato nacional uzbeko (energías garantizadas).

Aquí te contamos 15 cosas que ver en Tashkent

TV Tower Tashkent

2. Samarcanda

Llega uno de los platos fuertes del viaje, incluso más fuerte que el plov 😉 El simple nombre de Samarcanda evoca un tiempo que ya no existe, de cuento de princesas y aura mágica.

Pero para evitar llevarse una decepción, es bueno llegar sabiendo que aquel importante enclave de la Ruta de la Seda, repleto de caravasares, casas de barro y bazares, es hoy la segunda ciudad más grande del país.

Dicho esto, si eres un viajero romántico en busca de belleza e historias encantadas, que sepas que queda mucho de la vieja Samarcanda. Destaca, obviamente, el Registan, una de las plazas más bonitas del mundo gracias a sus 3 madrazas (la de Ulugh Beg, la de Sher-Dor y la de Tillya-Kori). Pero hay muchos más sitios emblemáticos, como el Mausoleo del gran Tamerlán, héroe nacional que no tardarás en reconocer, o la necrópolis de Sha i Zinda.

Aquí tienes 15 cosas que ver y hacer en Samarcanda

Plaza del Registan Samarcanda Uzbekistán
Pisar el Registán, de las cosas imperdibles que ver y hacer en Uzbekistán

3. Bujará (Bukhara)

Bujará o Bukhara es otra de las paradas imprescindibles en un viaje por Uzbekistán. Al contrario que en Samarcanda, el centro histórico de Bujará es un conjunto de edificios históricos, calles peatonales, angostos callejones y placitas coquetas donde es fácil retroceder en el tiempo. Por ello Bujará suele ser el destino preferido por los viajeros.

El mayor tesoro de la ciudad es el minarete Kalon que, fíjate tú, conquistó incluso a Gengis Khan que decidió respetarlo mientras arrasaba con el resto de edificios. Bazares, madrazas, mezquitas una enorme fortaleza y muchas otras sorpresas te esperan en esta agradable ciudad, donde el color miel lo inunda todo.

Estas son las mejores 10 cosas que ver y hacer en Bujará

4. Jiva (Khiva)

De las tres ciudades de la Ruta de la Seda que se incluyen en un itinerario por Uzbekistán, Jiva es la más pequeña pero la que conserva un ambiente más histórico, que en ocasiones puede confundirse con artificial, para qué engañarnos.

Amurallado por completo, el corazón de Jiva (conocido como Itchan Kala, Patrimonio UNESCO) es un laberinto de callejuelas, palacios, mezquitas y madrazas de piedra, que parecen estar esperando la llegada de un grupo de mercaderes sobre sus camellos, o de un cortejo del propio khan de visita a la ciudad.

Lo interesante aquí no es entrar a los lugares más emblemáticos (que los tiene), sino dejar que tus pasos se pierdan girando en cualquier esquina y prestando atención a cada detallito.

Jiva se suele calificar como un museo al aire libre, lo que tiene consecuencias positivas y negativas. Existe el riesgo de llevarse una pequeña decepción al verse rodeado de algo parecido a un «decorado de película», pero en este caso la realidad supera a la ficción y la Jiva actual es fiel reflejo de su pasado (eso sí, con unos cuantos vendedores más). Para nosotros es, sin dudas, una de las mejores cosas que ver y hacer en Uzbekistán.

Aquí te contamos 10 cosas que ver y hacer en Jiva

Torre mirador del Ark en Jiva

5. Shahrisabz

A algo menos de 100 km al sur de Samarcanda, encontramos la ciudad natal de Tamerlán, Amin Temur, el gran héroe nacional uzbeko que, aunque ahora no te suene de nada, no tardarás en familiarizarte con él en cuanto pises Uzbekistán.

Y no es para menos: Tamerlán fue capaz de crear un poderoso imperio conquistando un territorio tras otro, ocupando casi toda Asia Central. Solo hubo un guerrero que superó sus hazañas: nació más o menos un siglo antes que él y llevaba el nombre de Gengis Khan… seguro que de este si oíste hablar. Aquí te hablamos sobre la historia de Uzbekistán.

Debido a su cercanía con Samarcanda, Shahrisabz es una perfecta excursión de medio día. En el camino se atraviesan aldeas, campos de cultivo e incluso se divisan a lo lejos las montañas de Tayikistán. Y al llegar podrás visitar las ruinas del maravilloso Ak Saray Palace levantado por Amin Temur, los mausoleos donde descansan algunos de sus familiares (incluida una cripta subterránea construida para albergar el cuerpo del propio conquistador) y una mezquita bastante interesante.

Pero… no nos parece una parada esencial en un viaje a Uzbekistán, solo lo recomendamos a quien disponga de tiempo de sobra y quiera conocer un rincón más original e histórico del país.

Shahrisabz Uzbekistán

6. Ruta de fortalezas desde Jiva (Elliq-Qala)

Elliq-Qala significa literalmente 50 fortalezas y, aunque las que quedan en pie hoy en día son bastantes menos, algunas de ellas son verdaderos tesoros. Es impresionante tener delante estos castillos de arena con miles de años de historia, moldeados por el aire seco del desierto, que parecen desmoronarse de un momento a otro.

Estas fortalezas se construyeron durante la civilización de Khorezm (Corasmia), la más antigua de Asia Central (II milenio a.C.), la misma que puso las bases del zoroastrismo. La fortaleza más impresionante de todas es, sin dudas, Ayaz Qala, que domina el desierto desde lo alto de un promontorio. Y otra que nos gustó mucho fue Toprak Qala, que mantiene un sistema de paredes de adobe y callejones en su interior.

Nosotros visitamos 5 en una excursión desde Jiva (mapa del recorrido) y una de camino a Moynaq (Chilpik Qala). Además de las mencionadas, otra que queda algo más alejada y puede merecer la pena es Janbas Qala. Lo hicimos con la empresa Islambek, pagamos 29USD por el coche y tardamos unas 5 horas. Muy recomendable.

excursión a fortalezas desde Jiva

7. Duerme en una Yurta

Pasar al menos una noche en un campamento de yurta es una de las experiencias más originales que vivir en Uzbekistán. Aunque no deja de ser una turistada: históricamente Uzbekistán, a diferencia de otros vecinos como Kazajistán o Kirguistán, no fue un país de nómadas, por lo que sus habitantes solían vivir en asentamientos y ciudades de forma estable.

Aún así, si nunca pasaste la noche en una yurta, la típica tienda de campaña redonda donde los nómadas del desierto pasan ciertas temporadas, y si no planeas visitar otros países de Asia Central, nos parece un planazo. Ya sea por la experiencia, por disfrutar del cielo nocturno plagado de estrellas y por vivir una aventura que nunca olvidarás.

Al viajar en noviembre y tras pensarlo mucho, decidimos no arriesgarnos a que las bajas temperaturas pudieran arruinar la magia, y hemos de decir que nos arrepentimos un montón. No hacía demasiado frío (como mucho bajaba unos grados bajo cero), e incluso vimos el campamento que hay a los pies del Ayaz Qala con gente. Hubiera sido un broche de oro perfecto al viaje. ¡Para la próxima!

Yurta Uzbekistán

8. Excursión a Moynaq y al Mar de Aral

La del Mar de Aral es una de las tragedias ecológicas más grandes de nuestro tiempo, y lo peor es que el culpable, el hombre, podría haberla evitado.

La agricultura intensiva del algodón extendida por todo el país durante el periodo ruso, hizo que los dos grandes ríos que aportaban agua al mar (Amu Daria y Sir Daria) rebajaran escandalosamente su caudal, secando definitivamente el que fuera el tercer mar de interior más grande del planeta.

El símbolo de esta catástrofe es el cementerio de barcos, en la población de Moynaq, antiguamente ubicada a la orilla del Mar de Aral y hoy bañada por la arena repleta de sal y químicos del desierto. Al lado de los barcos abandonados hay un pequeño museo (entrada 20.000 som) con fotografías de la faena diaria de los pescadores y latas de la que fuera una de las grandes empresas conserveras de Asia Central. Queda a unos 200 km al norte de Nukus, por una carretera regulera con bastantes baches.

Nosotros contratamos el transporte a Moynaq desde Jiva (con la misma agencia, Islambek), parando en Chilpik Qala y en la Necrópolis de Mizdahkan (en la que dicen está la mismísima tumba de Adán), y quedándonos en Nukus. La excursión nos llevó el día entero y, aunque es una paliza (y no es barata, unos 65 USD), al final nos mereció la pena.

Si quieres ir más allá y llegar hasta la actual orilla del Mar de Aral en territorio Uzbeko, tendrás que contratar una excursión en 4×4. Lo ideal es hacerlo en 2 días, durmiendo en una yurta.

cementerio de barcos Mar de Aral Moynaq

9. Museo Igor Savitsky en Nukus

El Museo Estatal de Arte de Karakalpakstán fue renombrado en honor a este arqueólogo nacido en Kiev gracias a su esfuerzo por recuperar obras de artistas rusos y centroasiáticos, que muy probablemente habrían desaparecido por el yugo comunista de la época stalinista.

Tras sus estudios en Moscú, fue destinado a la República de Karakalpakstán, con capital en Nukus, para desarrollar excavaciones en antiguos asentamientos de la zona de Corasmia, bajo la tutela del museo estatal. Pero su amor al arte le llevó a emprender una hazaña mucho mayor: salvar la creatividad y el talento. Poco a poco fue recuperando obras de vanguardia de artistas rusos proscritos, hasta crear una de las colecciones más grandes de estas características a nivel mundial.

No son cuadros que ataquen frontalmente al régimen comunista, ni siquiera hacen referencia a él, simplemente usan temáticas libres, abstractas, colores vivos, composiciones contrarias o que nada tenían que ver con el único arte permitido en aquella época, aquel que ensalzara el comunismo. Pero se entendía como un tipo de ofensa y por tanto estos artistas eran perseguidos.

El museo, uno de los más interesantes que visitar en Uzbekistán y sin duda único, se compone de diferentes salas, con una pequeña colección de piezas arqueológicas, obras de artistas locales que relatan la vida y costumbres de Uzbekistán, y por último la colección de vanguardia de artistas rusos.

Curiosamente en el propio museo no se hace referencia en ningún momento a estos cuadros como arte prohibido y se evitan discursos políticos. Quien sabe si por evitar conflictos. El precio del museo es de 55.000 som.

Museo Igor Savitsky en Nukus

10. Valle de Fergana

Aparentemente es la zona más fértil del país, un valle que se extiende en el este de Uzbekistán, entre las montañas de Kirguistán y Tayikistán. Y decimos aparentemente porque lo poco que vimos de él, nos pareció un paisaje áspero y marrón, nada que ver con el vergel que nos imaginamos. Al menos fue la impresión que tuvimos desde la ventanilla del tren.

Cada vez son más los viajeros que deciden incluir el Valle de Fergana entre los sitios que visitar en Uzbekistán, sobre todo si se entra desde la frontera con Kirguistán. Sin embargo, si vas con los días contados o te rompe un poco el itinerario, no creemos que sea una visita imprescindible. Pero es opinión personal, claro está.

Nosotros visitamos solo Kokand y, aunque en un primer momento teníamos pensado visitar la fábrica de seda de Margilón, cambiamos de idea: solo unas semanas antes visitamos otra fábrica de seda en Turquía y no nos apetecía volver a vivir la experiencia. Pero por lo que nos contaron es una visita bastante recomendable.

Si tienes ganas y tiempo de recorrer parte del Valle de Fergana, puedes montar una ruta para ver:

  • Kokand, ciudad con una historia apasionante, donde ver el Palacio de Khudáyár Khán.
  • Yodgorlik silk factory, una fábrica en Margilán donde aprender cómo se produce la seda (recuerda que estás en plena Ruta de la Seda).
  • Rishtan, para conocer las famosas cerámicas de la zona.
  • Andijan y Namangan, otras dos paradas interesantes para los amantes de la historia y de la geopolítica. La primera es tristemente famosa por una masacre que en 2005 tuvo en vilo al mundo entero. Y Namangan es el lugar donde nació el Wahabi Islamic Movement de Uzbekistán, un grupo fundamentalista que se lo puso complicado a Karimov, pero que hoy en día, por suerte, no supone un problema para el país.

Palacio de Khudáyár Khán Kokand

10+1. Gastronomía Uzbeka

Un viaje a Uzbekistán no sería lo mismo sin aventurarse a descubrir su gastronomía: desde el plato nacional, el plov, a las curiosas bolitas de yogur fermentado de las que los uzbecos están enamorados jeje… En este post vamos a contarte cuales son los platos típicos que tienes que comer en Uzbekistán.

Gastronomía Uzbeka

Más cosas que ver y hacer en Uzbekistán

Para aquellos que quieran ampliar su viaje por Uzbekistán tenemos estas dos propuestas:

  • Visitar el Mercado de Urgut, uno de los más grandes del país.
  • Nosotros no llegamos a ir, pero sí nos planteamos pasar unos días en los alrededores del lago Charvak y explorar la zona del Ugam-Chatkal National Park. ¡Para la próxima!

Hasta aquí nuestros tips de cosas que ver y hacer en Uzbekistán, esperamos te animes a visitar este precioso destino ya que no defrauda en absoluto. Es más: el único riesgo será querer volver para seguir explorando la fascinante zona de Asia Central.

Sigue el día a día del viaje a Uzbekistán en nuestros stories de Instagram

seguro iati descuento

Ahorra en tu viaje
Compara y consigue vuelos baratos aquí
Encuentra alojamiento a los mejores precios aquí
Planifica tu itinerario con la app gratuita Passporter aquí
Reserva actividades y excursiones en español aquí
Contrata el seguro de viaje IATI con un 5% de descuento aquí
Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí
Averigua cómo sacar dinero en el extranjero sin comisiones aquí
Compra una tarjeta SIM con descuento para viajar con internet aquí
Los mejores libros y guías de viaje aquí
Todos nuestros artículos sobre Uzbekistán

que ver y hacer en Uzbekistán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba