(NO TAN) BREVE HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS

Ni sé porque nos estamos metiendo en este berenjenal. Escribir en un solo post la historia de Estados Unidos (de manera breve y sencilla además) es un trabajo de locos. Peeeero, sabemos que por ahí hay alguien que, como nosotros hace unas semanas, no tenía gran idea de la historia de este país. Una historia no demasiado antigua, pero sin duda interesante… eso seguro!

Te avisamos, al final este post no nos ha salido tan breve (ups!). Si las más de 4.000 palabras que están a punto de llegar te asustan, salta directamente al final que hay un vídeo-resumen bien majo y un enlace a Ivoox para enamorarte de Diana Uribe y de sus podcast! Pero eh, te animamos  a leer el artículo enterito 😉

Y otra cosa queremos aclarar: no pretendemos contar en detalle toda la historia de Estados Unidos, sería una locura y además no sabemos tanto :-p  Pero si quieres descubrir algo más, estás en el sitio correcto. Vamos allá (si es que somos masoquistas):

ÉPOCA PRECOLOMBINA Y “DESCUBRIMIENTO” DE AMÉRICA

No, en 1492 Cristóbal Colon no descubrió América. Sería más correcto decir que llegó a América ya que esta estaba allí desde hace un buen tiempo y otros, antes que el italiano, ya habían metido el pie en aquel enorme territorio. De hecho, si hablamos como en este caso de Estados Unidos de América, Colón nunca los pisó.

Pero ¿quién ocupada lo que hoy llamamos EE.UU. por aquel entonces? Las tribus indígenas de América. Y ¿cómo llegaron allí? Ahhh, nos gustaría tener una respuesta clara a este tema, aunque solo hay teorías… la que tiene más fuerza dice que los diferentes grupos de indígenas americanos descienden de cazadores siberianos que llegaron a América por el estrecho de Bering, durante una glaciación.

Algunas de las tribus más famosas son:

  • Apaches
  • Cherokees
  • Cheyennes
  • Navajos
  • Blackfeet
  • Kiowas
  • Mohicanos

Aunque hubo muchísimas más, todas con su cultura, vestimenta, creencias y lengua diferente. La verdad es que el tema es tan interesante que puede (veeenga, métete en otro berenjenal!) que preparemos un post exclusivo.

Spoiler: el hombre blanco, la expansión hacia el oeste y el ferrocarril (caballo de hierro) acabarán con la gran mayoría de estas tribus ancestrales unos cuantos años más tarde, enviando a los pocos supervivientes a reservas… pero esta es otra historia.

LA COLONIZACIÓN

Mientras los españoles se encargaban de evangelizar Centro y Sud de América, el norte quedó en manos de británicos, franceses y holandeses. El primero en llegar es John Cabot, que en 1497 exploró la costa norte de Delaware, aunque es un tal John Smith (seguro que si te digo Pocahontas te suena) el que fundó, en 1607, el primer poblado británico permanente: Jamestown.

1620 es otra fecha muy importante: en ese año llegan los primeros peregrinos a bordo del Mayflower. Son los puritanos (en gran mayoría) que buscan una nueva oportunidad de vida y escapan de la Inglaterra de Enrique VIII, famosos por la ruptura con la Iglesia Católica Romana.

Hay una diferencia sustancial entre la colonización española y la británica de América: los primeros iban en búsqueda de riqueza y de difundir la religión católica en el Nuevo Mundo, mientras que los Padres Peregrinos solo buscaban comenzar una nueva vida, aunque no era una vida demasiado divertida, y si no, lee “La Letra Escarlata” (y si aún no te vale, que sepas que los puritanos abolieron las Navidades: buuu).

Pero no todo era malo en la sociedad puritana: por primera vez eran hombres libres y, como tales, tomaban decisiones por ellos mismos. Además crearon el Día de Acción de Gracias para agradecer a Dios y a los Indios que les dieron tierras y comida en el primer invierno (el Mayflower llegó con retraso y no pudieron ni plantar ni cosechar… sin los indios hubieran muerto de hambre rapidmente).

Poco a poco los colonos ingleses se fueron multiplicando y se formaron las primeras 13 colonias: Massachusetts, Nuevo Hampshire, Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia.

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA (1775-1783)

Este conflicto, que duró entre 1775 y 1783,  tuvo a las 13 colonias luchando contra Gran Bretaña para conseguir, una vez por todas, la independencia.

Hay que recordar que, por aquel entonces, Gran Bretaña era la potencia más fuerte del mundo, con una flota naval invencible gracias a la cual controlaban el comercio mundial (importaciones y exportaciones). Pero había un problema: tras ganar la Guerra de los Siete Años, Gran Bretaña comenzó a gravar a las 13 colonias con nuevas tasas (como la de los sellos en 1765) para poder recuperar los enormes gastos de guerra y para poder administrar los nuevos territorios ganados.

Esto, claro está, no sentó nada bien a los colonos que querían ser autónomos y libres. Podemos decir, entonces, que la Guerra de Independencia tuvo su origen en conflictos comerciales y en el deseo, reprimido desde hacía demasiado tiempo, de autonomía y libertad por parte de las 13 colonias.

Hubo dos episodios claves para que la guerra estallara: la Masacre de Boston de 1770, en la que 5 hombres de Boston fueron asesinados por soldados británicos durante una manifestación en contra de los nuevos impuestos,  y el motín del té, cuando Gran Bretaña impuso el monopolio de la venta del té en las colonias. Como forma de rechazo, los colones tiraron todo el cargamento de té al mar y Gran Bretaña comenzó a temblar… sabía que ya no podía controlar las ganas de autonomía de las 13 colonias.

Comenzó así la Guerra de Independencia que, poco más tarde captó la atención internacional: las colonias eran muy prosperas y otras potencias como España, Francia y Holanda vieron la oportunidad de reducir la supremacía inglesa. Hicieron bien, ya que tras el final de la Guerra las colonias, guiadas por George Washington, ganaron la Independencia; Francia obtuvo Senegal y Trinidad y Tobago; España consiguió Florida y Holanda todas las colonias asiáticas.

El final de la Guerra de Independencia fue formalizado con el tratado de París de 1783, aunque la fecha clave en la historia de la independencia americana es sin duda la del 4 de Julio de 1776: fue entonces cuando nació Estados Unidos como tal, tras la aprobación entre todos los representantes de las colonias de la Declaración de Independencia.

PRIMEROS AÑOS DE INDEPENDENCIA Y EL PROBLEMA DE LA ESCLAVITUD

Tras el fin de la Guerra de Independencia, las 13 colonias ya eran un único país unido, aunque en realidad seguían existiendo diferencias y fragmentaciones. En 1787 los delegados de las colonias se reunieron en Filadelfia donde redactaron la Constitución de Estados Unidos. En 1789 George Washington fue elegido primer presidente, cargo que desempeñaría durante 8 años. Se crearon los departamentos del Tesoro, Justicia y Guerra y poco a poco fueron surgiendo los primeros partidos políticos (Federalista y Republicano).

Estados Unidos iba prosperando y no solo a nivel económico: compró Luisiana a Francia y Florida a España y fue ampliando tierras hacia el Oeste. Cuanto más crecía el país más se hacían evidentes las diferencias entre los estados del norte y los del sur.

No deja de ser curioso cómo la esclavitud estaba presente en un país tan amante de la libertad que escribió estas palabras en la Declaración de Independencia:

“Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad.”

En líneas generales los sureños, dueños de plantaciones de tabaco y de algodón, eran favorables a la esclavitud, mientras que  los norteños estaban moralmente en contra (lo que no quiere decir que reconocieran a los esclavos derechos de ciudadanos, pues el camino a la libertad de los negros de América será largo y complicado).

LA GUERRA DE SECESIÓN (1861-1865)

Hay que recordar que el norte y el sur eran muy diferentes:

  • El norte, democrático y religioso, contaba con una economía que se basaba en diversos sectores (industria, comercio, agricultura, ganadería).
  • El sur, anglicano y católico, basaba su economía en una sociedad esclavista de cultivos de algodón, tabaco y caña de azúcar.

Fue con la llegada de Abraham Lincoln a la presidencia en 1860 cuando la diatriba sobre la esclavitud se amplió, para él el país no podía seguir siendo “medio esclavo y medio libre”. Un año más tarde 7 de los estados del sur decidieron separarse del país, comenzando así la Guerra de Secesión.

El país se ve dividido en dos partes: el sur (confederales y esclavistas) y el norte (federales y abolicionistas, también llamados yanquis) y pronto comienzan las batallas… Las primeras victorias las obtiene el sur, guiado por el general Lee, aunque pronto las cosas cambiarán. El norte, que contaba con una flota naval, impone un bloqueo a los puertos sureños que, no pudiendo comerciar, se hunden en la miseria. También hay que tener en cuenta que el norte es más numeroso (debido a la industrialización no paran de llegar nuevos habitantes buscando trabajo y muchos de ellos se unen a la causa abolicionista). Tras la conquista de Nueva Orleans y de la batalla de Gettisburg, en 1865 el Sur se rinde.

Finalizada la Guerra, una enmienda constitucional declaró que la Unión entre todos los Estados Norteamericanos es indisoluble, y se abolió la esclavitud.

La Guerra de Secesión solo duró 4 años, pero en el colectivo norteamericano fue una guerra difícil de superar: murieron más de 1,5 millones de hombres y el país quedó muy tocado, al fin y al cabo no dejaba de ser una guerra entre hermanos.

Lincoln, tras ser elegido otra vez presidente, fue asesinado por un esclavista.

ESTADOS UNIDOS TRAS LA GUERRA CIVIL

La época que sigue a la Guerra de Secesión está caracterizada por las ganas de seguir expandiéndose: se decidió comprar Alaska a Rusia y tomar partido en una nueva guerra, la Hispano-Estadounidense de 1898 que acabó con Estados Unidos apoderándose de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. También se anexionó un nuevo territorio, el más exótico del país: Hawai.

Si del lado internacional las cosas iban bien, internamente había más problemas: la abolición de la esclavitud para nada significó la libertad e igualdad de los africanos… el camino a recorrer todavía era largo y complicado. En 1876 se promulgaron las leyes Jim Crow que, hasta 1965, hicieron que la segregación racial fuese el pan cotidiano.

Curiosidad: el mismo nombre es despreciativo ya que hacia referencia al espectáculo de Thomas Dartmouth Rice, que se pintaba la cara de negro interpretando en modo de burla un afroamericano.

¿En qué consistían estas leyes? Eran varias normas entre las cuales destacamos que:

  • los negros no podían votar
  • no podían ser elegidos como representantes
  • no podían compartir con los blancos varios lugares públicos (tenían baños y escuelas “especiales”, salas de espera separadas, en los buses solo podían estar de pie o sentarse en la zona trasera…)
  • tampoco podían comer con los blancos (a no ser que fuera para servirles)
  • nunca podían ni siquiera insinuar que un blanco estaba mintiendo
  • y por supuesto no debían nunca demostrar ser más inteligentes que un blanco

Spoiler: durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos reclutas negros dieron su vida por la patria se comenzó a notar un adelanto en la lucha por la igualdad. Aunque fue en la década de los ’60 con personas como Martin Luther King entre otros cuando la discriminación cesó (casi) por completo.

También hay que recordar que a finales del siglo XIX ocurren una serie de eventos fundamentales en la Historia de Estados Unidos:

– La fiebre del oro (1848-1855), cuando miles y miles de inmigrantes viajaron hasta California (zona de San Francisco), donde se habían encontrado grandes cantidades de este precioso metal.

– Es en estos años donde la historia de los indios norteamericanos se transforma (aún más) en tragedia ya que son definitivamente masacrados y expulsados de sus tierras. Se cierran así 3 siglos de batallas sangrientas entre «pieles rojas» y «caras pálidas». Actualmente hay unos 2,5 millones de nativos americanos, la gran mayoría vive en reservas, territorios que ocupan menos del 3% de todo Estados Unidos.

-La fuerte industrialización da paso a una época de boom económico y de inventos increíbles. Algunos de los nombres más famosos son Edison (inventó entre otras cosas la bombilla, el telégrafo, el fonógrafo, y las pilas alcalinas); los hermanos Wright, pioneros de la aviación, inventaron una «maquina voladora» que podía hacer breves vuelos; Alexander Graham Bell que en 1876 patentó el teléfono; y Levis Strauss que en que en 1873 inventó una prenda que todos usamos hoy en día: los vaqueros.

– La gran inmigración: entre 1870 y 1910 desembarcaron en Estados Unidos más de 20 millones de inmigrantes (italianos, irlandeses y germanos en su gran mayoría, seguidos por judíos, polacos y más adelante por latinos). Esto cambió la cara del país que pasó a ser el más cosmopolita del mundo entero.

ESTADOS UNIDOS EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Woodrow Wilson fue el presidente que decidió que Estados Unidos tomara parte en la Primera Guerra Mundial. Si bien en un primer momento estaba convencido de que aquella no era su guerra, tras el hundimiento por parte de un submarino alemán del Lusitania, un barco de pasajeros donde murieron 1198 personas (124 americanos), el pueblo comenzó a presionar. La gota que colmó el vaso fue la filtración del famoso telegrama Zimmermann, con el cual Alemania incitaba a México a entrar a formar parte de la Guerra… atacando a EEUU! (Por supuesto ni se lo planteó).

A Wilson no le quedó otra que cambiar de idea. Para él, aquella sería la guerra que acabaría con todas las guerras. Lamentablemente se equivocaba.

El apoyo de más de 200.000 soldados estadounidenses favoreció a los aliados que en 1918 ganaron (si se puede ganar) la Guerra. Aunque como todos bien sabemos… otra Gran Guerra se estaba comenzando a gestar.

LOS FABULOSOS AÑOS ’20, EL PROHIBICIONISMO Y LEY SECA

La Ley Seca (también conocida como prohibicionismo) fue un periodo de la historia de Estados Unidos, entre 1919 y 1933, durante el cual fue prohibida la producción, la venta y el transporte de alcohol.  Vamos, que si te querías tomar una cañita con los amigos, te quedabas con las ganas (o eso se creían los moralistas, juas juas). La ley seca entro en vigor tras la aprobación de la Voltead Act, la enmienda XVIII de la Constitución. *Esto lo hemos leído en la wikipedia y lo ponemos aquí para parecer más serios y formales*

¿Por qué se creó esta ley? Por varias razones: por un lado había una fuerte presión por parte de grupos moralistas y religiosos (en esta época se llegaron a promulgar leyes que prohibían hasta el envío de cartas con referencias de naturaleza sexual, así como fotografías o estampas eróticas. No hay que olvidar que la nación fue fundada por puritanos…). Por otro lado había un problema real de incremento de violencia.

Pero el hecho fundamental fue el “Incidente de la Hull house”: en 1913 un italiano que vivía en Chicago volvió a casa borracho y quiso tener relaciones sexuales con su mujer, embarazada. Ella le rechazó y el muy cabrón la pegó. A causa de los golpes el niño nació con malformaciones y fue entregado a la Hull House, una comunidad que recibía niños abandonados.

A raíz de este  accidente, muchos vincularon la creciente decadencia moral con el alcohol y los prohibicionistas se salieron con la suya: se logró dar vía libre la Ley Seca.

El objetivo era el de moralizar a la sociedad, aunque el remedio, a largo plazo, resultó ser peor que “la enfermedad”: durante los años de Ley Seca fueron surgiendo mafias que, aprovechándose de la situación, establecieron verdaderos imperios de contrabando. Los años ’20 fueron la época de los grandes gangsters, siendo Al Capone, el mafioso más temido y famoso. A esto hay que añadir las batallas entre las diferentes bandas criminales y el hecho de que la policía, en muchos casos corrupta, no ayudaba demasiado.

El precio del alcohol, como era de esperar, se incrementó sustancialmente (hasta 10 veces su antiguo valor) y surgieron dos fenómenos: el mercado negro y los speak-easy, bares clandestinos, camuflados por locales-tapadera, donde los ciudadanos podían reunirse y tomar unos tragos. La palabra speak-easy quiere decir “hablar bajo”: siendo los locales clandestinos, era importante mantener un tono contenido para que nadie sospechase que detrás, por ejemplo de una lavandería china (true story), hubiese un bar. Para entrar a un speak-easy era necesario conocer una palabra clave.

¿Sirvió el prohibicionismo? No, basta pensar que antes de la Ley Seca había unos 15.000 bares en Nueva York y en 1920 había más de 30.000 speak-easy. Otros datos claves son los de las mafias que supieron ver la prohibición como una oportunidad de negocio: Al Capone ganó hasta 1927 más de 10 millones de dólares!

En 1933, tras reconocer la total derrota del proyecto, se creó otra ley (Blain Act) que permitía la venta de bebidas alcohólicas ligeras. Se crearon miles de puestos de trabajo relacionados a las ventas de alcohol, el gobierno ganó una millonada en impuestos y las bandas criminales dejaron de tener el monopolio del mercado negro.  ¡Salud!

LA GRAN DEPRESIÓN DEL ’29 Y EL NEW DEAL

El 24 octubre de 1929 pasó a la historia como el jueves negro, día en que Wall Street se derrumbó y el mercado de valores quebró. El 28 y 29 de octubre (lunes y martes negros) acabaron de rematar la catástrofe y la incredulidad sucumbió al pánico.

Hubo gente que se suicidó por haberlo perdido todo, otros que lo hicieron para que sus familias pudiesen cobrar un seguro. El país que poco a poco había llegado a ser el más rico y poderoso del mundo, estaba ahora en la ruina.

La irrefrenable fiebre especulativa y la burbuja financiera habían tocado fondo y Estados Unidos se preparaba para una de las peores crisis de su historia. ¿Os suena de algo?

A todo esto hay que añadirle otra “broma del destino”: el Dust Bowl, uno de los desastres ecológicos más desoladores que vivió Estados Unidos. Se trata de una terrible sequía que afectó sobre todo a  los estados centrales entre 1932 y 1939. La escasez de agua hizo que el suelo, privado de cualquier humedad, quedase a merced del viento que creaba inmensas nubes de polvo que cubrían el sol. Kansas, Oklahoma, Texas y Nuevo México fueron los estados que más se vieron perjudicados y más de medio millón de sus habitantes emigraron hacia el Oeste (California sobre todo).

Con la llegada a la presidencia de Franklin D. Roosevelt, en 1933, se decidió promover una nueva política económica: el New Deal. Consistía, esencialmente, en varias medidas como ayudas estatales a los bancos, devaluación del dolar, reducción de la jornada laboral y subida del sueldo, impulso de la producción industrial, inversión en la creación de grandes obras públicas, incentivos a la agricultura y reformas en el sistema bancario y financiero. Al final de la década de los ’30, el New Deal ayudó a la salida de la crisis económica.

ESTADOS UNIDOS EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Como en la Primera Guerra Mundial, en un principio Estados Unidos no quiso involucrarse en una batalla que no veía como suya. Todo cambió el 7 diciembre del 1941 cuando los japoneses, guiados por el general Yamamoto, atacaron por sorpresa la flota naval y aérea americana en Pearl Harbor (Hawaii).

La de Pearl Harbor fue una de las tragedias bélicas más grandes de la historia: en menos de 10 minutos los japoneses arrasaron con más de 200 aviones, 90 barcos y dejaron a más de 5.000 hombres muertos y heridos. Roosevelt no tuvo elección y al día siguiente declaró la guerra a Japón, por su parte Alemania hizo lo mismo contra los norteamericanos el 11 de Diciembre.

Como todos bien sabemos, la Segunda Guerra Mundial acabó el 25 de Abril de 1945 aunque, si hablamos de intervención americana, debemos diferenciar dos frentes:

El Asiático: tras años de batallas concluyó con la rendición de Japón tras la orden por parte del presidente Truman de dos ataques atómicos (el 6 Agosto de 1945 en Hiroshima y el 9 Agosto en Nagasaki). Los efectos fueron terribles, puedes informarte más en el post que escribimos tras visitar Hiroshima.

El Europeo: una de las fechas clave fue el día “D”, el 6 de junio de 1944,  en el que tuvo lugar el desembarco en Normandía  por parte de más de 150.000 soldados (norteamericanos y británicos). El rápido avance de los soldados aliados permitió una relativa rápida reconquista de la Francia ocupada por los nazi, poniendo las bases para la derrota del III Reich y la rendición alemana que tuvo lugar el 7 Mayo de 1945.

LA POSGUERRA: EL SUEÑO AMERICANO Y LA GUERRA FRÍA

Los años de la posguerra están caracterizados por dos sucesos muy diferentes: por un lado, está el gran crecimiento económico y el famoso “sueño americano”, por otro el nacimiento de una nueva guerra: la Guerra Fría.

La década de los ’50-60 en EEUU son los años de las oportunidades, del bienestar económico, del desarrollo industria, de los electrodomésticos, del rock n’ roll y de un fenómeno que ya no nos abandonará: el consumismo. La atmósfera, a nivel nacional, es relajada y positiva.

Por el lado internacional, sin embargo, las cosas estaban bastante más tensas: la enemistad entre URSS y Estados Unidos se vio incrementada con la llegada al poder de Mao Zedong y la instauración de un régimen totalitario comunista en China, lo que creó auténtico terror por parte de los americanos a que el comunismo se difundiera rápido y peligroso.

La Guerra Fría fue una guerra psicológica, una partida estratégica por conseguir la supremacía de cada una de las dos partes sobre la otra, ya que el duelo entre las dos potencias no era geográfico, era sobre todo ideológico y organizativo. Solo había dos elecciones: el bien o el mal (claro está que la visión dependía de quien lo miraba). Estamos en plena carrera armamentística (incluso espacial!) y la pesadilla de una posible guerra atómica acompañó al mundo hasta la caída de la URSS.

GUERRA DE VIETNAM (1955-1975)

La Guerra de Vietnam tiene una importancia histórica fundamental ya que fue la primera “televisada” en directo y que llegó a las casas de todo el mundo.

Los comienzos hay que buscarlos en la Guerra de Indochina, cuando las colonias francesas de Asía reclamaron su independencia. Vietnam entonces quedó dividida en dos: el sur, democrático y proamericano gobernado por Ngo Dinh Diem, y el norte, socialista y apoyado por Rusia, guiado por el líder Ho Chi Minh que quería a toda costa unificar el país. El miedo de que lo consiguiera hizo que Estados Unidos entrase en el conflicto: por nada del mundo podían permitirse otro país comunista en el mapa!

Si bien en un primer momento el presidente Eisenhower decidió no enviar un gran número de tropas a Vietnam, sus sucesores (Kennedy, asesinado en Dallas en 1963 y sobre todo Lyndon B. Johnson), triplicaron el contingente americano en Asia. ¿Por qué? A causa del incidente del golfo de Tonkin, cuando el Viet Cong atacó el buque Maddox en esta zona. Más tarde se demostró que fue una operación de falsa bandera en toda regla, para contar con el apoyo de la opinión pública y tener un verdadero pretexto para “entrar en Guerra”.

Johnson aprovechó este conflicto para probar técnicas de batalla indiscriminadas, como el napalm, que tuvieron consecuencias gravísimas entre la población local. La Guerra de Vietnam dejó cerca de 6 millones de víctimas, 600.000 toneladas de bombas, km y km de tierras contaminadas y secuelas que se pueden ver todavía hoy en día.

A todo esto hay que añadir que durante la Guerra de Vietnam se desarrolló una “Guerra Secreta”… ¿Sabías que Laos es el país más bombardeado al mundo? Pues sí: EEUU bombardeó territorios de Laos y Camboya para poder destrozar túneles y refugios de los Viet Cong. (Hoy en día hay territorios en Laos que son verdaderos campos de minas).

Por el lado americano las pérdidas también fueron enormes: un incontables número de heridos y más de 58.000 soldados norteamericanos murieron en una guerra que el resto del mundo veía como inútil y cruenta.

La presión mediática y el descontento nacional obligaron a Nixon (sí, el del Escándalo Watergate), sucesor de Johnson, a retirar las tropas. También hay que contar con el drama de los veteranos de guerra, que volvían a casa con terribles secuelas psicológicas y que en muchos casos fueron lanzados al olvido.

Fue la primera guerra que Estados Unidos perdió. El 30 de Abril de 1975 las tropas del Viet Cong entraban a Saigón: el país ya estaba unificado bajo un régimen comunista. Pero esta es otra historia 😉

ESTADOS UNIDOS HASTA NUESTROS DÍAS

Tras la Guerra de Vietnam y el Watergate, la ciudadanía había perdido bastante confianza en sus gobernantes. Los años ’70 son los años del poder de las calles (seguro que si te decimos Mayo del ’68 sabes a lo que nos referimos!) y poco a poco el pueblo consigue grandes victorias: leyes a favor del medio ambiente y contra la energía nuclear o movimientos feministas que a favor de la legalidad del abordo o de la igualdad salarial. Hay que recordar que en la década anterior, los afroamericanos por fin consiguen derogar las leyes raciales y alcanzar los derechos civiles… esto animará a otras minorías (como los homosexuales) a luchar por la igualdad. Y fue la época de la música punk, oh yeah!

Los años ’80, guiados por Regan (el presidente que antes fue actor!), es una época de crecimiento y recuperación económica. Son también los años de la caída del Muro de Berlin, del final de la Guerra Fría, de la desintegración de la URSS. Fue la década de la revolución tecnológica (en 1981 IBM puso en el mercado el primer PC) así que agradece a los ’80 por poder leer estas líneas XD

La década de los ’90 comienza con mal pie: Irak invade Kwait y en 1991 explota la Guerra del Golfo, llega Clinton a la Casa Blanca (y Monica Lewinsky de becaria), un atentado en el World Trade Center de Nueva York deja 6 muertos (1993) aunque nadie se espera que unos años más tarde aquello será el escenario de uno de los ataques terroristas más crueles de la historia (y uno de los más misteriosos y conspiratorios también). En 1996 una bomba mató a 168 personas en Oklahoma City. Pero no todo son malas noticias: los ’90 son años de bienestar económico (y se estrenan Friends, Forrest Gump y El rey León!). Y solo te decimos un par de cosas más: Spice Girls y Backstreet Boys.

Llegamos al nuevo siglo, con el miedo del efecto 2000 (te acuerdas, ¿no?) y con el miedo más real al terrorismo: el 11 Septiembre de 2001 dos aviones se estrellan en las Torres Gemelas, matando a más de 3.000 personas. A este atentado siguió la decisión del Presidente Bush Jr de invadir Afganistán e Irak y comienza otra guerra sangrienta, muy controvertida.

En 2008 Barack Obama llega a la presidencia con su “Yes, we can” y por primera vez un hombre de color ocupa el cargo más alto del estado. Impensable hace solo unas décadas. Ese año es también el que da comienzo a la crisis financiera mundial, consecuencia del colapso de la burbuja inmobiliaria… seguro que esto también te suena (y hasta demasiado bien).

Y ahora el que preside el país es el millonario Trump, esperemos no tener ningún problema para entrar al país!

Hasta aquí nuestro “resumen” de la Historia de Estados Unidos. Ojalá este post os haya gustado y si lo has leído entero… que sepas que eres un campeón!

Y ahora sí, para los más vagos:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

20 comentarios en “(NO TAN) BREVE HISTORIA DE ESTADOS UNIDOS”

  1. Oye pues me lo he leído enterito y además me ha encantado!!! Verguenza me da que este junio será la tercera vez que vaya a los Eeuu y no conocía tan bien su historia porqué soy una vagoncia!! Solo lo que bien decíis: seguro que te suena…. Pues sí, todo me sonaba pero como agua turbia! Posts así tan bien resumidos y claritos me van genial!! Gracias chicos!!

  2. Muy Interesante artículo! Felicitaciones por el trabajo de recolección de información. Personalmente, yo haría más incapié en el momento en que Estados Unidos se adueña de más de la mitad del territorio mexicano (Texas, Nueva México y California, pero es resto está bastante bien. Saludos!

  3. Buen resumen, excepto que no mencionas la guerra con México, después de la guerra de secesión. En la guerra con México este país perdió gran parte de su territorio a favor de los Estdos Unidos. Estados Unidos hubiera podido quitarle más territorio a México, pero no lo hizo para no perjudicar su pureza racial.Este episodio de la historia de los EE UU es importante para todos los latinoamericanos, no sólo para los mexicanos.

  4. Rodrigo Escobar Holguín

    Sí,cierto, varias guerras. Pensando en no expandir mucho la página, y subsanar la omisión de una guerra que para los latinoamericanos es tan dolorosa como para los españoles la guerra hispano-estadounidense de 1898, propongo la siguiente redacción:
    La época que sigue a la Guerra de Secesión está caracterizada por las ganas de seguir expandiéndose: en 1846 declaró la guerra a México para apoderarse de los territorios de Texas, Nuevo México, la Alta California y otros, obligando a México a ceder a los Estados Unidos la mitad de su territorio. En 1867 se decidió comprar Alaska a Rusia y luego, en 1898, tomar partido en una nueva guerra, la Hispano-Estadounidense, que acabó con Estados Unidos apoderándose de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. También se anexionó un nuevo territorio, el más exótico del país: Hawai.

  5. Edward Masías Gamarra

    Muy buen resumen, no se pudo hacer mejor, y el toque gracioso que le das es muy acertado, no le quita seriedad, es más, te invita a seguir leyendo, muchas gracias.

  6. Muy bien resumida. Ya conocía parte de su historia, pero he aprendido hechos históricos que desconocía. Mi intención es ir a Estados Unidos unos 16/17 días y saber un poco de historia sobre el país se agradece. Feliz Año Nuevo.

  7. Me ha encantado chicos! Yo en la carrera tuve una asignatura de un cuatrimestre de «Historia de Estados Unidos», la verdad es que tiene tela… También tuve «Culturas indígenas de América del Norte», pero eso ya es otra historia, jajaja….

    1. Suponemos que con este resumen no habrías llegado ni al 1 en el examen! Jaja! Pero la verdad es que la historia de EEUU y en realidad de cualquier otro territorio, es apasionante! Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba