ROADTRIP POR EL SUROESTE DE AUSTRALIA. ETAPA 2: ALBANY – ESPERANCE

Llegamos a Perth con una ilusión tremenda por conocer Australia desde la carretera. Allí alquilamos una furgoneta e iniciamos la ruta que nos llevaría hasta Melbourne, recorriendo tres estados: Western Australia, South Australia y Victoria. Ya te contamos nuestra primera etapa, ahora vamos con los siguientes 4 días, la segunda etapa de nuestro roadtrip en furgoneta por el suroeste de Australia: desde Albany a Esperance.

De momento estos son los datos principales:

Información de la Etapa

Punto de partida: Albany

Punto final: Esperance

Km totales: 606 km

Días: 4 días

  • Día 5: Albany – Pallinup River (145 km)
  • Día 6: Pallinup River – Munglinup (259 km)
  • Día 7: Munglinup – Esperance (143 km)
  • Día 8: Esperance – Lucky Bay (59 km)

Día 5
Albany – Pallinup River


La idea inicial de este quinto día de roadtrip era pasarlo,  al menos en su mayoría, en la playa de Little Beach, más allá de Albany. El día se levanto nublado y, al contrario que el anterior, esta vez no escampó, de hecho estuvo chispeando por momentos. Así que cambiamos el plan: de la playa a la biblioteca… planazo ¿eh? Tampoco visitamos The Gap, una plataforma colgada a 40 metros sobre un acantilado, antes de Albany, aunque el mayor problema en este caso eran los 13AUS de la entrada al Torndirrup National Park, donde se encuentra.

En verdad, necesitábamos unas horas de estar conectados con los portátiles, aunque la rapidez del wifi público nos dio solo para contestar algunos emails, unos cuantos comentarios y actualizar redes sociales. Es una verdadera odisea encontrar redes abiertas que ofrezcan velocidades decentes de conexión, ya nos pasó en Nueva Zelanda, deberíamos estar avisados!

Albany es un pueblo con cierto encanto. No dejan de ser 4 calles empinadas que terminan en la bahía, tras cruzar las vías del tren, pero se mantienen las casas originales construidas allá por el 1800,  algunos parquecitos (con carteles avisando de serpientes, no vaya a ser que te olvides de que estás en Australia), un museo gratis sobre la historia de WA y otro con cierta importancia sobre los ANZAC, el National ANZAC Center (24AUS), la réplica del barco Amity, que trajo a los primeros colonos blancos (y unos cuantos animales) desde Sydney para asentar una colonia en el lejano oeste de Australia, y un buen puñado de iglesias. Nosotros terminamos en una de ellas, si! Os contamos…

Los ANZAC fueron un ejercito formado por tropas australianas y neozelandesas que se formó para combatir por primera vez en la guerra de Galípoli (Egipto) en la IGM en 1915. Más allá del poder militar, la importancia de esta unión es simbólica, de hecho el ANZAC Day (25 de abril) en que se conmemora esta batalla pone en valor el «espíritu ANZAC» de superación, compañerismo y valor, del que tan orgullosos se sienten los australianos. Mas información

Estábamos resguardándonos de la lluvia cuando vimos un enorme cartel muy sugerente “Pancake day”. Lo que de verdad era sugerente era el señor mayor que te invitaba a pasar, no porque fuera atractivo en sí (no tenemos especial predilección por los yayos) sino por el plato con pancakes y fresas con nata que llevaba en sus manos. No vimos mejor plan en ese día lluvioso que tomar un desayuno diferente rodeados de viejecitos en el polideportivo de una iglesia anglicana. Es una tradición que se repite cada Mardi Gras, el último día antes de la Cuaresma. No penséis que nos estamos volviendo religiosos, es que no sabemos decirle que no a un viejecito amoroso (vale, nos has pillado, somos unos puñeteros golosos). Por cierto, el pancake con café nos costó 3,50AUS.

Aprovechamos nuestro paso por Albany para reponer la nevera en el Coles, comprar cerveza como si no hubiera un mañana, darnos unas duchas calientes gratis en los baños públicos, comprar algo de ropa super barata y llenar el depósito de nuestra Chipy.

¿Has dicho ropa super barata? Si, en Australia hay tiendas donde se puede encontrar ropa muy muy económica. En Albany hay dos, una al lado de la otra: Target y Best and Less donde, por 21AUS (unos 13€) compramos : 4 bragas, 2 calzoncillos, 2 camisetas, 1 bañador y 1 gorra.

Queremos seguir ganándole terreno al mapa así que seguimos por la nacional 1 en dirección este y nos adentramos en el llamado “bush”, esa parte de Australia separada de la costa pero no tan alejada como el outback. Así llegamos a un área de descanso, la «Pallinup River Rest Stop«, donde pasamos la noche junto a otras 3 autocaravanas. De momento hemos tenidos suerte, de 5 noches no nos hemos encontrado con ningún loco asesino con genes de delincuente… Tocamos madera! Lo que al parecer sí que nos han visitado esta noche son zorros gigantes, no es que los hayamos visto, es que lo hemos leído en un comentario reciente de la app Wikicamps. Nosotros solo hemos visto cuervos!

Día 6
Pallinup River – Munglinup


Si observáis en un mapa de la población de Australia como este, os fijaréis en que se concentra en zonas costeras, sobre todo en la vertiente este. Cuando se recorre el país por sus carreteras este hecho se hace mucho más evidente: alejarse del mar significa alejarse de señales de vida, el paisaje cambia completamente y la sensación es de haber cambiado de país (o de planeta) sin uno haberse ni enterado. Estamos en pleno BUSH. Podríamos denominar el bush como «la zona semi”:

  • Semidesértica: pues es una tierra marrón árida y seca, pero repleta de arbustos bajos y eucaliptos. Los paisajes son nuevos para nosotros.
  • Semideshabitada: puedes pasar kilómetros y kilómetros sin ver ningún pueblo, y de repente hay un conjunto de casitas en mitad de la nada, y el bus de la escuela que entra para dejar a los niños.
  • Semiaburrida: las carreteras se hacen pesadas, largas rectas de asfalto gris, a los lados una línea de tierra marrón y a continuación el verde apagado de los arbustos. Lo único que te hace regresar de tus pensamientos son los camiones de tres remolques, los llamados “train road” o los grupos de galahs picoteando en los arcenes.

Y para 4 gatos que viajan por aquí no es necesario hacer autopistas de 4 carriles, así que confórmate con unas carreteras de doble sentido asfaltadas (en Australia eso es mucho decir), donde no vamos a más de 80 km/h, pero que te permite vivir el paisaje, detener tu mirada en los detalles, disfrutar el viaje.

Habíamos leído que la Bremer Bay es un lugar estupendo, con magníficas playas y bonitos paisajes. Pero chico, que quieres que te diga, con el tiempo como estaba y teniendo en cuenta que el desvió eran unos 80 km para ir y los mismos para volver, decidimos pasar de largo.

Con nuestra mente absorta en cientos de pensamientos (cri cri) llegamos a la Roadhouse de Munglinup, al parecer aquí se puede pasar la noche sin ser molestado ni multado. Es uno de esos sitios que utilizan los camioneros para descansar un rato, cargar el depósito del camión y descargar el propio, charlar unos minutos con la dependienta (a saber cual de los dos tiene más necesidad de conversación) y, en algunos casos, para dormir. Las roadhouse, también son buenos lugares para echar el curriculum si estás de WHV y quieres acumular unos buenos dólares.

Llegamos a media tarde, a medida que el sol caía fue viniendo más gente, entre ellos una pareja de italianos super majos con los que compartimos una barbacoa y unas cervezas. Al contrario que en Nueva Zelanda, en Australia las barbacoas (que no dejan de ser unas planchas de metal que se calientan con bombonas de gas) están más extendidas y son gratis! Algunas más sucias, otras más limpias…

Aquí también había unos cuantos grey nomads, como se les llama a los abueletes jubilados que, cansados de la rutina, se suben a sus caravanas y recorren el país sin prisa, a su ritmo, en ocasiones con sus mascotas, y siempre con ganas de compartir contigo unas palabras. Ellos dicen que es un estilo de viajar de gente mayor, a nosotros nos encanta (ese espíritu joven que nos recorre el cuerpo!). En realidad es una excelente opción de conocer su país, de descubrir lugares que vieron en la televisión o escucharon en la radio y jamás pensaron que pisarían, y además es una forma muy barata! Hay muchísimos campings gratis donde pasar la noche (con más o menos facilidades), Caravan Parks mucho mejor preparados por precios asequibles, gasolina barata y carreteras en cierto buen estado. ¿Únicos dos peligros? Atropellar los canguros y que te termine enganchando (lo del viaje, no lo de los canguros)… es un estilo de viaje que se vuelve adictivo (el viajar digo, no atropellar canguros).

Por cierto, no hemos vuelto a ver aborígenes desde que salimos de Perth. La sensación es que no hay integración, simplemente forman parte de la sociedad. Ya hablaremos de este tema en un post específico.

Día 7
Munglinup – Esperance


Antes de llegar a Esperance hay un desvío para recorrer la Eleven Mile Beach Road, una carretera panorámica que pasa por algunas playas muy chulas y miradores en acantilados estupendos, el punto más espectacular sin dudas es la Eleven Mile Beach. Aunque la primera parada no es ni más ni menos que el Pink Lake, que fue rosa en algún momento del pasado, pero que al parecer ha desteñido y ahora tiene un color indescriptible. Cosa de las algas…

Eleven Mile Beach

Aunque el sol vuelve a brillar, el viento es terrorífico y esta vez dejamos el baño para otra ocasión. Pero para que conste, como playa, la que más invita al baño por estar protegida por una bahía es Twilight Beach. Tampoco es mal sitio para prepararse un bocata.

Al día siguiente nos enteramos de que hoy un turista español rescató a una bañista a la que las corrientes marinas habían atrapado, mientras estaba cogiendo unas  olas con su tabla en alguna playa de Esperance. Y es que, más allá de los tiburones, medusas y cocodrilos de agua salada, el verdadero peligro de las aguas en Australia son sus imprevisibles e inesperadas corrientes (las «rips«), que en 2016 mataron a 116 personas.

También visitamos la biblioteca de Esperance, y conseguimos un gran regalo: el libro “Down Under” de Bill Bryson, que estamos leyendo en castellano en el kindle. Y solo por 2AUS! Un imprescindible para todo aquel que se está preparando un viaje a Australia.

Esta noche nos quedamos en el Bathers Paradise Caravan Park (39AUS dos personas en parcela con electricidad) y allí conocimos a dos tipos de esos dicharacheros que, cuando ven que alguien se abre una cerveza solo, se acercan para hacer compañía. Un excamionero que nos contó que lo peor en la carretera no son los canguros, son las vacas salvajes que te pueden destruir medio camión, y un ganadero jubilado que desapareció sin ni siquiera darnos cuenta. La gente en Australia suele ser abierta y simpática, con una naturalidad sincera y curiosos por saber qué te está pareciendo su país o cual será tu próximo destino.

Día 8
Esperance – Lucky Bay


Madrugamos pensando que sería de noche pero aquí amanece a las 5:24 de la mañana! A las 6 ya estábamos en carretera para conseguir uno de los pocos sitios que se liberan en el camping de Lucky Bay. Llegamos a eso de las 7 de la mañana y, sorpresa, no éramos los primeros! Vale, éramos los segundos y a las 8 o por ahí ya teníamos nuestra tan codiciada parcela, somos unos ansias! Pero tenéis que entendernos, este lugar merece eso y más… es, sin dudas, el mejor de todos los campings donde nos hemos quedado hasta el momento.

El precio es de 11AUS por persona, más 13AUS por vehículo por la entrada al parque nacional. Hay un pase de 4 semanas para todos los parques nacionales del estado de WA por 46AUS (por coche), pero a nosotros nos quedan un par de días antes de cruzar la frontera (literal) y entrar a South Australia. Sin embargo si quieres visitar varios (como el que te contábamos antes de Torndirrup National Park) puede ser interesante.

Más información sobre los precios de parques nacionales en WA

El parque nacional es el Cape Le Grand, donde se pueden disfrutar de varias playas hermosas, senderos para todos los gustos y estados de forma y, como no, es muuuy famoso por su fauna. Si, es aquí que se encuentra la playa donde merodean a sus anchas los canguros *_* Es la playa a la que da directamente el camping, los canguros viven en los bosques de setos bajos que hay en los alrededores y de vez en cuando se dan una vuelta por la playa para comer un poquito de algas. Además de los canguros por aquí merodean serpientes así que ojo!

Otro animal que nos emocionaba conocer de cerca era el emú, una especie de avestruz muy parecido a un dinosaurio, y lo vimos por partida doble! Dos impresionantes ejemplares negro de ojos naranjas se preguntaban desde el borde de la carretera y delante del Esperance Stonehenge (una réplica a tamaño real algo raruna) ¿Qué hacían estos dos tipos con caras de sobaos a esas horas? «Disfrutar de Australia, copón!»

También vimos a una gaviota. Ok, no es muy exótica pero no me digas que no es guapa y que no saber posar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba