ROADTRIP POR EL SUROESTE DE AUSTRALIA. ETAPA 1: PERTH – ALBANY

En este artículos os contamos la primera etapa de nuestro roadtrip en furgoneta por el suroeste de Australia: la que nos llevó desde Perth hasta Albany. Fueron 4 días y 802 kilómetros durmiendo en campings y visitando lugares increíbles de Australia Occidental (WA). Os contamos que ver y hacer y que paradas son las imprescindibles.

De momento estos son los datos principales:

Información de la Etapa

Punto de partida: Perth

Punto final: Albany

Km totales: 802 km

Días: 4 días

  • Día 1: Perth – Capel (198 km)
  • Día 2: Capel – Margaret River (189 km)
  • Día 3: Margaret River – Denmark (311 km)
  • Día 4: Denmark – Albany (104 km)

Los últimos meses no hacíamos otra cosa que imaginarnos en los asientos delanteros de una campervan recorriendo alguna carretera australiana, aparcando frente al océano para improvisar un picnic o durmiendo bajo las constelaciones del hemisferio sur. Así que cuando llego el día de recoger la furgoneta nuestra excitación era máxima.

Pero vayamos a la noche anterior: aunque con dificultad pudimos maldormir unas horas y, en una de esas cabezadas soñé que la furgoneta que habíamos reservado no estaba disponible y nos ofrecían  la opción más grande, con baño y ducha… ¿Te puedes creer que fue exactamente lo que pasó? Para ser completamente sinceros, en mi sueño además nos daban 300€ para gasolina, pero bueno, no era plan de regatearles…

Día 1
Perth – Capel


Todavía con la torpeza del primer día paramos en la playa de Waikiki para prepararnos la comida y ni siquiera supimos como encender los fuegos. Era un buen momento para empezar a conocer a los australianos de a pie, así que nos acercamos a pedir un mechero a un coche aparcado al lado y nos llevamos dos regalos: el primero, el mechero y el segundo, una expresión que me flipa enormemente “Cool bananas”, que quiere decir algo así como “debuti” o “chachi”… Te puedes imaginar la cara que se nos quedó…

Seguimos la ruta hacia el sur por la carretera 1, el día ya llegaba a su fin y el sol se empezaba a poner, así que lo mejor era encontrar un lugar donde pasar la noche y evitar a los canguros que, al parecer, eligen estas horas para salir a la carretera. En vez de canguros lo que encontramos en nuestro camping fue un bonito caballo, del que nos hicimos amiguitos. Buenas noches caballo, y buenas noches Chipy (el nombre de la recién bautizada furgoneta).

La noche la pasamos en un club de bolos de Capel, gratis. No es una maravilla pero si eres selfcontained es un lugar tranquilo, sin más.

Día 2
Capel – Margaret River


Al día siguiente ya teníamos otra zanahoria preparada para nuestro caballito preferido, que tuvo que compartir con otro caballo vecino. El ya estaba desayunando, nosotros pusimos rumbo hacia la playa de Peppermint Grove Beach para hacer lo propio: de momento un café con un bocadillo de nutella, ya tendremos tiempo para complicarnos la vida.

Atravesamos el bosque de Tuart Forest National Park y llegamos a Busselton Jetty. No sabemos si por ser sábado por la mañana pero había un ambientazo que nos encantó: familias enteras haciendo picnic, niños patinando en el parque de skates, turistas dando una vuelta por el paseo marítimo… El lugar tiene muchísimo encanto, además de que la playa es perfecta para el baño y el muelle es muy fotogénico. Echa un vistazo al interior de la caseta para saber algo más sobre este histórico lugar.

Busselton Jetty

La siguiente parada también fue un pueblo: Dunsborought. Aquí nos dimos una vuelta por su mercadillo y… SORPRESA! Nos encontramos a Carmen Grau, la escritora de varios libros, entre los que está «Amanecer en el Sudeste Asiático», un referente para los que preparan su aventura mochilera por este subcontinente. El mercadillo además tenía algunos puestos de productos orgánicos, artesanía y ropa. La playa del pueblo no es la mejor de toda la zona, pero siempre puedes acercarte para pasar un rato al solamen.

Playa de Dunsborought

Si estás buscando playas de postal, solo tienes que seguir hacia el este y parar en alguna de las playas que quedan antes de llegar al faro de Cape Naturalist. Nosotros nos quedamos en la playa de Eagle Bay, para darnos nuestro primer baño en aguas australianas y al que sobrevivimos! La playa es sencillamente impresionante. Otra muy popular es Meelup Beach. Entre ambas hay otra cala pequeñita rodeada de rocas que también merece la pena.

Playa de Eagle Bay
Calita entre Eagle Bay y Meelup Beach

Si llegas hasta el faro de Cape Naturalist que sepas que para visitarlo hay que pagar una entrada de 5AUS. Desde aquí también hay alguna opción de caminatas por la costa, por ejemplo el que llega a un mirador donde hay posibilidades de ver ballenas, aunque al parecer esta no es buena época… Así que fue una excusa perfecta para seguir nuestro camino y no tentar a las serpientes que, seguro, nos estaban esperando a ambos lados del camino.

Regresando nos desviamos hasta el Sugar Loaf Rock, un punto donde las corrientes chocan contra las rocas y se siente el poder de las aguas australianas.

Faro de Cape Naturalist
Sugar Loaf Rock

Al otro lado de la península también se encuentran algunas playas de interés, pero no son tan aptas para el baño sino para los amantes del kitesurf: hablamos de la playa de Yallingup y la playa de Smiths Beach. Aunque el punto fuerte de esta zona es Canal Rocks, allí una pasarela te lleva sobre las rocas y sobre una entrada de agua poderosa. Si te animas puedes saltar desde el puente a la poza bajo tus pies. Ten ojo porque cuando nosotros vinimos acababan de ver una brown snake por aquí merodeando, ni más ni menos que la segunda serpiente más venenosa del mundo.

Canal Rocks

La siguiente parada programada en nuestro roadtrip era el Injidup Natural Spa, una piscinita natural a la que le teníamos muchas ganas tras ver fotos de instagram, pero cuando llegamos nos defraudó. No sabemos si porque el nivel del mar era demasiado alto (o bajo), si porque la marea estaba fuerte… añadido al tremendo viento allí no se podía casi ni estar.

Indijup Natural Spa

Durante todo este día seguimos hacia el sur por la Caves Road, nombrada así por las numerosas cuevas visitables que hay en sus inmediaciones, eso si, la mayoría previo pago. También se pasan campos de viñedos, cervecerías artesanales y en general una zona donde los gourmets podrán disfrutar mucho. Por esta carretera también vimos a nuestros primeros canguros (vivos), vacas, ovejas, e incluso un grupo de ciervos.

Hicimos un pitstop para llenar el frigorífico de cervezas en Margaret River y de allí al camping Conto, donde pasamos nuestra segunda noche y donde nos estrenamos con las barbacoas! El camping cuesta 11AUS por persona la noche y hay que reservar online, si no, puedes llegar hasta allí y conectarte a una wifi que SOLO te permite entrar al sitio web para  hacer la reserva. Aunque no tiene power en las parcelas está bastante chulo.

Día 3
Margaret River – Denmark


El tercer día prometía ser más tranquilo en cuanto a visitas, pero más largo en cuanto a km de carretera. Y así fue, aunque la primera parada fue uno de los momentos más excitantes de nuestro viaje: y es que bañarse entre mantarrayas no es algo que se haga todos los días! Vale, aquí el único que verdaderamente se baño fue un chavalín que debe vivir en el camping de al lado, se conocía a cada una de las mantas: que si esta viene todos los días, que si esta es la que tiene un mordisco de tiburón, que si esta es la más grande y amigable… El resto nos limitamos a meter los piececitos en el agua y que no llegara más allá de la rodilla… pero tener las mantas saludándote tan cerca es una verdadera pasada! El sitio es en Hamelin Bay Beach.

Tenemos entendido que no es conveniente tocar las mantarrayas pues están cubiertas de una sustancia viscosa que podrías despegar, además de la posibilidad de trasmitirle alguna bacteria con tus manos. Pero el peligro no solo es para ella, ha habido varias muertes por ataques de mantarrayas, quizás la más famosa fue la del aventurero australiano Steve Irwin.
Mantas en Hamelin Bay

Seguimos la ruta por Caves Road atravesando bosques hasta llegar a Pemberton, donde aprovechamos para cocinarnos una rica carbonara al estilo campervan al lado de una piscina. Vale, le llaman piscina, ¿pero en qué piscina del mundo la gente también puede pescar? En una de Australia… El sitio sin duda merece una visita.

Caves Road

La idea del día era terminar en el camping de Centre Road, pero tras recorrer los primeros 500 metros nos dimos cuenta de que por esta carretera no duraríamos ni un km (nosotros o la vajilla de la furgoneta que traqueteaba amenazando con romperse), así que optamos por seguir hacia Denmark y acampar en el Boat Harbour Chalets, un campground familiar, en medio de una arboleda que nos ofreció otra nueva sorpresa… Hagamos una recopilación, hasta el momento hemos visto: caballos, rayas, quokkas, delfines, serpientes, canguros, vacas, ovejas, ciervos, pájaros de todo tipo incluyendo un pelícano, un gusano peludo muy probablemente asesino y una mosca amarilla con ojos verdes que mejor que no te vomite encima. Hoy lo completaríamos con una pareja de lamas y tres camellos! Y a Bruce, un hominidus australianus más majete que el copón que nos enseñó sus preciadas criaturas y nos dejó que las alimentáramos con zanahorias. Por cierto, un lama se enfadó y le escupió encima, Bruce no se enfado, solo dijo que a veces pasa.

Día 4
Denmark – Albany


La primera visita del cuarto día fue un dos en uno: la Greens Pool y el Elephant Cove. Y podría haber sido un mil en uno: el lugar es de lo mejorcito de la costa de WA. Nosotros llegamos al aparcamiento sobre las 10 de la mañana y prácticamente no había nadie, pensamos que quizás era un sitio poco conocido, de aquellos que se saltan si no se tiene demasiado tiempo, esos que solo visitan los vecinos en sus ratos libres… Cuando nos fuimos, sobre las 12, el parking estaba lleno. No te digo nada y te lo digo todo.

Primero se baja por unas escaleras hasta la Green Pool, una pequeña bahía separada del feroz océano por una línea de rocas, que permiten que las aguas más cercanas a la playa sean tranquilas y perfectas para el baño. Pero es que el nombre de estas piscinas naturales no miente: el agua adquiere diferentes tonalidades en verde, no podría ser de otra manera.

Greens Pool
Camino entre Greens Pool y Elephant Cove

Si te da por escalar las rocas redondeadas de la parte izquierda llegarás al Elephant Cove, con un poquito de imaginación y algo de atención lo sabrás diferenciar de las otras rocas. Encontrarlo o no aquí no es lo más importante, el mejor regalo que te llevarás es una vista panorámica tremenda! También puedes bajar para llegar a una playa un poquito más remota que las anteriores.

Vistas desde el Elephant Cove

Y como todo hay que contarlo, vamos a ello: en el mismo sitio desde donde se tiraban los niños de 10 años y las abuelas de 70, yo me zambullí con la mala suerte (o a consecuencia de mi increíble habilidad) de reventarme la una de un dedo del pie. Repito: el sitio donde los niños y las abuelas se lanzan!

Desde allí seguimos explorando la costa, a través de la carretera panorámica Ocean Beach Road: hay varios miradores, de los que destacamos el Ocean Beach Lookout y el Lions Lookout un poquito más arriba. Vistas increíbles de la Pelican Bay.

Ocean Beach Lookout

Denmark fue el último gran pueblo por el que pasamos antes de llegar a Albany, el final de nuestra primera etapa de este roadtrip por Australia. Allí nos encontramos con un grupito de pelícanos tranquilotes al final de la Hollings Rd y en esa misma calle el Berridge Park, donde paramos para comer. Justo frente al parque está el Denmark Hotel con oferta de fish&chips para llevar por 13AUS y menú de sopa más main por 15AUS (con pinta por otros 5AUS). ¿Adivinas? Si, caímos en la tentación del fish&chips, y por cierto, estuvo muy rico.

Pelícano en Denmark

Para dormir el tiro fue a la segunda, como la noche pasada, esta vez probamos en el concurrido Cosy Corner East Campground, donde ya estaba todo full a las 4 de la tarde, así que tiramos hacia el Torbay West Campground y encontramos un sitio bajo arbolitos, y gratis. El sitio se llenó por la noche, tenlo en cuenta!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1 comentario en “ROADTRIP POR EL SUROESTE DE AUSTRALIA. ETAPA 1: PERTH – ALBANY”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba