CONSEJOS PARA VISITAR EL COLISEO DE ROMA (Y NO CAGARLA)

consejos para visitar el Coliseo de Roma

¿Quieres saber cómo visitar el Coliseo de Roma? Aquí te damos un montón de consejos para que disfrutes de esta experiencia al máximo.

Mamma mia!! Che bello!! Pues sí, sí que es bello, muy bello. El símbolo del Imperio Romano se levanta imponente en el corazón de la Antigua Roma. Será fácil reconocerlo, cuando tu boca se quede abierta y se te ponga cara de tonto, probablemente estés frente a él.

Si a Roma se le denomina la Ciudad Eterna buena parte de culpa la tiene este anfiteatro, que tras casi 2.000 años sigue viendo pasar el tiempo sin inmutarse, sobreviviendo a incendios, terremotos, saqueos y guerras. Si pudiera hablar estaría otros 2.000 años contándonos sus historias, pero es que incluso mudo puede hacerte viajar en el tiempo y transportarte al esplendor del gran Imperio Romano.

1. Vistazo rápido al Coliseo

El Anfiteatro Flavio, como era conocido entonces en honor a la Dinastía Flavia de emperadores que lo construyó, se completó en el año 80 d. C., siendo el anfiteatro más grande del mundo. Sus dimensiones eran de 189 metros de longitud, 156 metros de anchura y 57 metros de altura. Para celebrar esta hazaña, su inauguración duró 100 días, 100 días ininterrumpidos de fiesta, y ya sabemos cómo se las gastaban en la Antigua Roma. Se hizo partícipe a todo el pueblo romano y a montones de gladiadores y fieras, que perdieron sus vidas por el goce y disfrute de los allí presente.

La idea era construir el mayor anfiteatro del Imperio y ofrecer a todo el pueblo un abanico de espectáculos dignos de la magnificencia del emperador, así los tenían bien contentos y distraídos, bajo el lema «Panem et circenses” (pan y circo). Es una fórmula que les funcionaba, aquí reunían hasta a 50.000 espectadores, desde las altas esferas, colocados en la parte cercana a la arena, hasta la plebe, en zonas superiores. Todos ellos para contemplar los más variopintos eventos y juegos sangrientos: peleas de gladiadores y animales salvajes, recreaciones de batallas épicas (incluso se llegó a inundar la arena para utilizarlo como escenario de combates navales, denominadas “naumaquias”), obras de teatro clásicas, ejecuciones de presos, etc.

El Coliseo, llamado posteriormente de esta forma por la estatua del “Coloso de Nerón” que se alzaba en sus inmediaciones, estuvo activo durante más de 500 años, hasta el siglo VI, incluso tras la caída del Imperio Romano de Occidente (en el año 476 d. C.). Pero perdió todo valor para los nuevos dueños de Roma (los bizantinos) y empezó su expolio, pues era más valioso por sus materiales que por su simbolismo. Las piedras extraídas de sus muros sirvieron para construir nuevos edificios en Roma y de esta forma se vio gravemente afectado. Posteriormente fue convertido en santuario cristiano, algo que frenó el saqueo sistemático y ayudó a su conservación.

En 1980 fue declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO y en 2007 una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Hoy en día, tras todos los ataques sufridos y haber pasado de ser del mayor anfiteatro romano a almacén, santuario, cementerio, fortaleza medieval…, sus ruinas todavía atesoran ese punto de grandeza que te hacen reconocer que estás delante de una parte muy importante de la historia y que solo un puñado de edificios en el mundo tienen.

2. Cómo hacer la visita al Coliseo de Roma

Lo mejor es comenzar la visita al Coliseo por el exterior. Podrás dar la  vuelta al monumento y contemplar su increíble estructura, sus detalles y sus impresionantes dimensiones. Las técnicas arquitectónicas empleadas por los romanos son verdaderamente de admirar, no olvides que estás ante un edificio de casi 2.000 años y que fue posiblemente la obra más grandiosa de la arquitectura romana!

En su exterior se pueden distinguir 4 órdenes arquitectónicos, los tres inferiores (toscano, dórico y corintio) formados por 80 arcos sobre pilastras (con semicolumnas adosadas) que soportan el entablamento con función decorativa. El cuarto orden, denominado compuesto, se ve en la última franja, con una fachada ciega, donde se abren ventanitas cada dos vanos. Se sabe que sobre este último piso se colocaban hasta 250 mástiles de madera que soportaban una enorme cubierta de tela desplegable, que accionaban mediante poleas.

Una vez en el interior seguirás con la boca abierta. Lo primero que encontrarás de frente será la arena y el hipogeo, esos túneles donde se guarecían los gladiadores y las bestias antes de salir a morir por el Cesar. Allí sudando, aterrados de miedo, repitiendo para sí mismos la frase “Ave Cesar, los que van a morir de saludan”, para no confundirse ante el emperador y morir antes de tiempo… La arena, un óvalo de 75 por 44 metros, era una plataforma hecha en madera y cubierta de arena,  por lo que de ella no se conserva nada, dejando hoy al aire libre todo el laberinto de túneles y mazmorras subterráneas.

Sobre la arena tenían lugar los juegos sangrientos, mientras en las graderías el pueblo disfrutaba de tales atrocidades. Tu mismo podrás tomarte unos minutos y revivir uno de esos espectáculos de la Roma Antigua. Mira a tu alrededor e imagínate rodeado de romanos con los pulgares hacia abajo pidiendo la muerte del condenado. Esta gradería estaba dividida en grados, destinados a las diferentes clases sociales:

  • El podium, el nivel más bajo, era para las más altas clases (senadores, magistrados y sacerdotes)
  • El maenianum primum, para el resto de aristócratas
  • El maenianum secundum, que a su vez se dividía entre imum para los ciudadanos ricos y el summum para los pobres
  • Y el maenianum summum in ligneis, en la parte más alta, que era reservado para las mujeres más pobres

El acceso a todas estas gradas se hacía a través de los vomitorios, un sistema de pasillos llamados así porque permitían la evacuación de una enorme cantidad de gente en pocos minutos.

También existe la posibilidad de visitar los subterráneos, recorriendo la parte del hipogeo, y también subir al tercer nivel, donde hay una terraza con vistas panorámicas. En ambos casos hay que pagar una entrada especial. Además, también podrás encontrar muestras temporales en su interior, y en época de verano hay una visita al Coliseo en horario nocturno, con la llamada “La luna sul Colosseo”.

coliseo de Roma

3. Tarifas del Coliseo de Roma

Se trata de un ticket combinado, que da acceso al Coliseo, al Foro Romano y al Palatino, y tiene una validez de 24 horas desde su primera validación (aunque solo podrás entrar una vez a cada atracción). La visita al Coliseo tiene una duración de 45 minutos, mientras que no hay un límite de tiempo para el Foro y el Palatino.

Los precios son los siguientes:

  • Entrada normal: 16€
  • Entrada ART: 9,50€, para entrar a partir de las 14:00
  • Reducida: 2€ para ciudadanos de la UE entre 18 y 25 años y gratis para los menores de 18 años

Lo puedes adquirir en la taquilla de cualquiera de estos monumentos (mejor en las del Foro Romano o el Palatino para evitar las colas del Coliseo), a través de su APP «Parco Colosseo» o bien online en la web www.coopculture.it, pagando un suplemento de 2€.

En ambos casos, tendrás que sufrir colas bastante largas (el aforo máximo es de 3.000 visitantes a la vez). Para poder saltarlas, tienes la opción de contratar la visita con guía y así tener acceso preferente por una puerta especial para grupos. En este caso, te recomendamos estos tours guiados en español:

Podrás entrar al Coliseo con los pases turísticos Roma Pass (si es uno de los dos primeros sitios que visitas), Archaeologia Card y Omnia Vatican and Rome Card. Si es tu caso, recuerda que tienes que reservar el horario de visita con antelación!

La entrada al Coliseo se ubica en la Piazza del Colosseo, en la parte de la fachada que está en escalones. Encontrarás dos colas: la de la taquilla, que es para aquellos que no tengan el billete, y la de entrada, para los que si lo hayan comprada online o para los poseedores de algún pase turístico. Sin embargo, si optas por contratar una visita guiada, tendrás que reunirte con tu guía en algún punto cercano (por ejemplo la boca de metro) y desde allí el entraréis directamente al Coliseo saltando las colas.

4. Horarios del Coliseo de Roma

El horario de apertura del Coliseo es de 10:30 a 19:15, con horarios más reducidos en temporada baja. El último ingreso se permite una hora antes del horario de cierre en todos los casos. Abre todos los días del año, excepto el 1 de enero y el 25 de diciembre.

Lo mejor es que lo compruebes el horario unos días antes de ir en la web oficial.

5. Cómo llegar al Coliseo de Roma

El Coliseo se encuentra en el corazón de Roma, en la Piazza del Colosseo. Llegar es muy sencillo, para ello puedes hacerlo de las siguientes maneras:

  • Metro: línea B, estación Colosseo.
  • Tranvía: líneas 3 y 8, estación Piazza Del Colosseo.
  • Autobús: líneas: 51, 75, 81, 85, 87, 117, 118, 673, 810, N2 y N10.
  • El autobús turístico: todos paran en sus inmediaciones.

Coliseo de Roma

6. Consejos para visitar el Coliseo de Roma

Antes de empezar tu viaje, echa un vistazo a estos consejos para visitar el Coliseo de Roma:

– Solo está permitido un aforo de 3.000 personas visitando al mismo tiempo el Coliseo, por lo que puede que te encuentres colas tanto en las taquillas como en la entrada (de hasta 2 horas!). Si tu idea es comprar el billete online o en las taquillas, te recomendamos llegar temprano, antes de que abra. Nosotros todas las veces encontramos cola, pero cuando fuimos como 40 minutos antes del horario de apertura, pudimos entrar sin problemas.

– Si tu idea es comprar el billete en taquilla, visita primero el Foro Romano o el Palatino, que tendrán menos colas y saca allí la entrada. Luego puedes ir directamente a la entrada del Coliseo.

– Si eres de los que no les gusta seguir un guía, puedes hacer la visita por libre, pero si quieres aprender un poquito sobre la vida en la Antigua Roma quizás este sea el mejor sitio para seguir una visita guiada. En este caso, te recomendamos reservar uno de los tours completos que te hemos puesta más arriba, y que incluyen la entrada y el acceso prioritario, además del guía en español.

– Descarga la app gratuita «Parco Colosseo» para planificar la visita. También podrás comprar la entrada a través de ella.

– Ojo con los centuriones en las inmediaciones del Coliseo. Aunque es una actividad regulada por el ayuntamiento y tienen sus licencias, pueden llegar a ser algo groseros y maleducados, sobre todo si les haces fotos sin su permiso. Lo mejor es pactar un precio justo si quieres inmortalizarte con uno de ellos, ten en cuenta que el precio es más caro si sois más en la foto!

– Más info sobre el Coliseo de Roma en su web oficial.

coliseo de Roma

Esta es toda la información que necesitas para preparar una visita al Coliseo de Roma. Esperamos que te sirva para hacer tu experiencia única! El lugar lo es 😉

seguro iati descuento

Ahorra en tu viaje
Compara y consigue vuelos baratos aquí
Encuentra alojamiento a los mejores precios aquí
Regístrate en Airbnb y consigue hasta 34€ de descuento aquí
Reserva actividades y excursiones en español aquí
Contrata el seguro de viaje IATI con un 5% de descuento aquí
Reserva los traslados desde el aeropuerto aquí
Regalo de 10€ reservando el transporte por Europa aquí
Averigua cómo sacar dinero en el extranjero sin comisiones aquí
Compra una tarjeta SIM con descuento para viajar con internet aquí
Alquila un coche con las mejores ofertas aquí
Compara precios del alquiler de furgonetas aquí
Los mejores libros y guías de viaje aquí
Todos nuestros artículos sobre Roma

consejos para visitar el Coliseo de Roma

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba