NUESTRO VIAJE – INTERRAIL POR LOS BALCANES: EL RESUMEN

Eran muchísimas las ganas que teníamos de hacer este viaje. No exageramos si decimos que desde hace años se nos metió en la cabeza, y es que la idea de recorrer los Balcanes de Interrail seduce a cualquiera!

Crecimos con los conflictos de este área geográfica, siendo pequeños veíamos en las noticias  guerras que no entendíamos y que, todavía hoy tras conocer más de cerca esta zona, seguimos sin entender. Lety veía pasar los «cazas» a toda velocidad y rompiendo la barrera del sonido sobre los cielos de su pueblo, cazas que, lejos de poner algo de cordura, revolvían aun más el conflicto.

Aprende más sobre esta forma de viajar con nuestra Guía definitiva de Interrail

«Nada nuevo», pensarían los más viejos del lugar… nada nuevo para un territorio golpeado por años y años de disputas, de conflictos bélicos, de desencuentros religiosos, de pobreza y sed.

Hoy en día sigue habiendo amaneceres y atardeceres, se sigue preparando la cena y sirviendo en mesas con manteles de punto, los niños siguen yendo a la escuela y la vida circula sin pararse, como uno de los trenes con los que recorrimos el corazón de los Balcanes. Pero en las memorias no se han borrado los años de dolor y sufrimiento, ni en las fachadas de los edificios comunistas, ni en los cementerios en cuyas tumbas se repiten ciertos años, independientemente de si el apellido del difunto termina en OV o en IM.

Tierra de balazos, de minas, de lágrimas, de desamparo, de carácter tosco, de espaldas anchas y manos curtidas. Tierra de medias sonrisas, de perros amigables, de zapatos rotos y abrigos gruesos. Tierra de nostalgia, de querer y no querer recordar, de buenas personas y actos atroces. Tierra de vergüenzas, de cielos grises, pero también rojos y azules… y de calor. De té y café humeante, de dulces muy dulces, de comida rica, de hospitalidad y verdad.

…Tierra de medias lunas, cruces y estrellas…

Han sido casi dos meses los que hemos tardado en recorrer gran parte de la península balcánica. El viaje esta vez no fue una zambullida a lo loco, sin taparnos la nariz y cerrar los ojos, como puede que hiciéramos en otras ocasiones. Fuimos introduciéndonos poquito a poco, pasito a pasito, hasta quedar completamente cubiertos por esta maravillosa cultura.

Todo empezó en un coche, o mejor dicho, en una estación: la de Gorizia. Allí quedamos con Elisa a través de BlaBlaCar, y en su coche atravesamos la primera frontera, la de Eslovenia, para descubrir un país enormemente bonito, con muchísimo encanto, pero del que vimos demasiado poco para poder tener una idea clara. Volveremos.

El viaje continuó en un bus camino de Zagreb, puro corazón, desde donde iniciamos el recorrido por Croacia, sorpresa tras sorpresa, con nuestro coche alquilado «Bugabante».

A estas alturas el agua ya nos cubría hasta la cintura. Suele ser la parte más difícil del viaje, una vez mojados los pelendengues la cosa va mucho más rápida. Eso nos ocurrió en nuestro siguiente destino: Bosnia. Baño de realidad total! La disfrutamos y la sentimos, la abrazamos y la añoramos.

Y en Serbia conocimos otra parte, «la otra parte», que terminó por derribar el muro de nuestro pensamiento y entró directamente al alma.

En un tren en la estación de Belgrado nos hicimos la cama para acurrucarnos y dormir a tirones, y así atravesar la frontera con Montenegro, nuestro siguiente destino, la mayor sorpresa del viaje. No su capital, de la que no conseguimos sacarle demasiado partido (dudamos que haya mucho más jugo en esa ciudad), pero si de la increíble costa.

Del relax pasamos a la auténtica locura… o mejor dicho a la locura auténtica, en Albania. Volveremos, así somos…

Y de la locura, de nuevo al relax, en este caso fueron las aguas de un lago, el de Ohrid, en Macedonia, las que ayudaron. Llegamos a la estación de Skopje, la ciudad a medio hacer, en un tren a medio deshacer, cruzando el corazón de este indescifrable país.

Nuestro siguiente salto fue Bulgaria, un gran país, que pudimos descubrir a través de su capital, Sofia. Aquí, en un día gris y lluvioso nos topamos con la mujer que no lo tenía casi nada y que sin embargo parecía tenerlo todo. Su sonrisa la delataba.

El viaje estaba llegando a su fin, los Balcanes nos habían regalado un tiempo muy intenso. En este punto decidimos poner rumbo al norte y dar buena cuenta de tres de las ciudades más visitadas en el centro de Europa: Budapest, Praga y Bratislava antes de poner el punto y final a nuestro interrail por los Balcanes.

…Un viaje completito…

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

6 comentarios en “NUESTRO VIAJE – INTERRAIL POR LOS BALCANES: EL RESUMEN”

  1. Hola! Llevo como una semana leyéndome «de pe a pa» todo vuestro blog, menuda pasada, super bien escrito y con toda la información que uno podría desear, muchas muchas gracias por crear este blog de verdad!
    La verdad es que estoy planeando un Interrail y en mis planes estaba visitar Croacia y Eslovenia muy de paso… pero llegué a vuestro blog y…. me habéis trastocado los planes, jajaja! Ahora quiero llegar hasta el lugar más recóndito de lo que fue la antigua Yugoslavia. Me he enamorado, de verdad.
    Mi unica duda es que en todos los blogs que leo veo que les han pedido el pasaporte para entrar a Bosnia Herzegovina y a Serbia. ¿De verdad es necesario? Por más que busco en policia.es y en otras webs del gobierno dice que no, que con el DNI se puede entrar libremente en estos países..
    Así que esa es mi duda.. porque no tengo pasaporte y ya no me da tiempo a hacérmelo…
    Saludos, y gracias por todo.

  2. Hola!! Gracias por compartir! He leído que también cogisteis el bus. Quería saber entonces que pase de interrail cogisteis? ! Y creéis que merece la pena o se puede ir en transporte público por libre? ! Gracias!

    1. Hola! Pillamos algún bus pues no hay trenes que conecten todas las ciudades en esta zona. Por ello, quizás el Inter Rail no sea lo más conveniente para un viaje por los Balcanes, a no ser que quieras incluir solo ciudades donde si haya tren. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba