DESVENTURAS: EL MONO MORON

Los problemas de Rober con los monos comenzaron en 2010 cuando en las islas Phi Phi se le ocurrió mirar a uno a la cara y hacerle un sonido raro con la boca “UH UH UHHH”. El mono comenzó a gritarle (a saber que decía, pero no eran cosas buenas seguro) y nos tuvimos que escapar al agua para que no nos diese un buen bocado. Desde entonces Rober está convencido de que los monos no son tan monos. Y Lety de que su novio es un poco moron (es nuestra nueva palabra inglesa favorita!).

Pero volvamos al presente: el otro día, recién llegados a Pushkar, Rober no se encontraba muy bien, así que yo, cual novia devota (y sobre todo para no escuchar el seguntino quejarse) subí al restaurante pá traerle el antídoto a todos los males: arroz, tortilla francesa y coca cola. A mi regreso me encontré con una escena espeluznante…

Rober estaba delante de la ventana con cara de susto, blanco y tembloroso (vale, estoy exagerando un pelín pero no me critiques, que es mi guión) me miró y me dijo: “Un mono se me ha metido en la habitación”.

Ahora imaginaros la escena, un tio, con fiebre y dolor de barriga en la cama, oye un ruido venir de la ventana, se da lentamente la vuelta creyendo que es el viento… y ZAS! Un mono viejo verde le está espiando, y se quiere meter en su cama! Suerte que Rober fue rápido y volvió a mirarle a la cara, pero esta vez con mirada fija y maligna y sin parpadear le gritó “Fsssss fueraaaa!”. El mono titubeó un instante antes de escaparse asustado… no supimos nada más de él.

Que habrá sido de aquel primate voyeurista? No teniendo foto tuvimos que recorrer a un identikit lo más cercano a la realidad, y el resultado ha sido este… así que ya sabes: ojo a los monos viejos verdes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 comentarios en “DESVENTURAS: EL MONO MORON”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba