ROADTRIP POR TASMANIA. ETAPA 5: CRADLE MOUNTAIN NATIONAL PARK

Nos despedimos del océano, de las costas, de los acantilados y de las playas. Lo que nos espera en esta quinta etapa de nuestro roadtrip por Tasmania es uno de los parques nacionales más famosos de la isla: el Cradle Mountain National Park. ¿Por qué es tan importante? Esta basta extensión de territorio en el corazón de Tasmania, Patrimonio Mundial, alberga bosques fluviales, lagos alpinos, altas montañas y largos valles, ríos y cascadas.

Así que es el lugar perfecto para los amantes de la naturaleza y del senderismo. Hay opciones de trekkings cortos de pocos km, algunos algo más largos y el mundialmente conocido Overland Track. Te contamos más sobre este parque nacional, cuales son las visitas imperdibles y que ver y hacer.

Estos son los datos principales de la ruta:

  • Punto de partida: Burnie
  • Punto final: Russell Falls
  • Km totales: 407 km

Nos esperaba un duro día por delante. Ponemos rumbo bien tempranito al Center Highlands de Tasmania y cuando apenas dejamos la costa empieza la lluvia. Todo está mojado y vemos un par de accidentes recientes, así que nos lo tomamos con calma. Las carreteras en Tasmania en general están en buenas condiciones (las que están asfaltadas… ya sabes), pero siempre hay que aumentar las precauciones con el agua.

Al llegar al Cradle Mountain Visitor Center la lluvia no ha parado y no parece que lo vaya a hacer en las próximas horas. Nos entran las primeras dudas dudas. Nuestra intención es hacer el trekking que rodea el Dove Lake, de 6 km… pero con lluvia seguro que no lo disfrutamos nada. Esperamos un ratito más y el goteo de gente y de agua es constante. Pero qué puñetas, es solo agua! Así que al final decidimos hacerlo, y menos mal!

Con el pago de la entrada al parque nacional o bien si tienes un pase de temporada, tienes la posibilidad de usar el bus que conecta varios de los puntos de este parque. También puedes pasar con tu propio coche, pero hay un límite de 50 coches a la vez, más allá del Ranger Station, así que en días medianamente concurridos quizás te toque esperar allí un buen rato hasta que te den luz verde.

Como ya te contamos, el Cradle Mountain National Park ideal para estirar un poco las piernas y hacer algo de ejercicio. Hasta aquí llegan muchísimas personas para recorrer alguno de sus famosas caminatas. Hay para todos los gustos, desde recorridos cortos alrededor del punto de información (perfectos para familias), otros medianos de varios kilómetros ideales para gente que no tiene demasiado tiempo, como nosotros, pero que te permiten un primer contacto con el lugar. Hasta el Overland Track, que comienza aquí y termina en un punto a 65 km y tras 6 días de caminata! Aquí tienes más info.

Entrada al Cradle Mountain National Park

– La entrada cuesta 16,50$ por persona (incluye el bus).
– Está incluido en el pase de 8 semanas (60$ por vehículo de hasta 8 personas).
– Es el único parque que queda excluido en el pase diario de 24$
Más información sobre pases.

Bajamos del bus en la última parada para hacer el Dove Lake circuit walk y cada vez llovía más, pero no podíamos estar esperando mucho tiempo así que nos cubrimos bien y empezamos a caminar. Tras 10 minutos llegamos al primer mirador (Glacier Rock) y el agua sigue cayendo sin tregua. Pero a partir de entonces parece que nuestras súplicas hicieron efecto y, aunque tímidamente, el sol se dejaba ver de vez en cuando. Al menos la lluvia ceso, y pudimos completar el recorrido contentísimos!

Los 6 km que rodean el lago los hicimos en 1 hora y 45 minutos, ten en cuenta además que el bus tarda unos 15 minutos en llegar desde el aparcamiento, y salen cada 15 minutos.

Más información sobre el Cradle Mountain National Park

Por la tarde seguimos el camino y pasamos por Queenstown, un pueblo con algún que otro motel y una gran historia minera. Al dejarlo tendrás que ascender por una serpenteante carretera no apta para los que sufren de vértigo. Arriba del todo está la Horsetail Fall, si la carretera no te dio miedo, prueba a hacer el camino que llega hasta su mirador, por la ladera de la roca.

Desde aquí la carretera cruza el interior del país por bosques, lagos, campos y granjas. A estas alturas del viaje ya te habrás dado cuenta de que en Tasmania no hay precisamente autovías y la carretera principal que atraviesa el país es lo más parecido a la que une dos pueblecitos perdidos de Castilla. Pero los paisajes son tan extraordinarios que ni siquiera le das importancia.

Paramos en la Nelson Falls (sendero de 20 minutos ida y vuelta) y desde aquí le empezamos a dar zapatilla para llegar de día hasta el camping donde pasaremos la noche. El sol empieza a caer sobre los lagos y el día llega a su fin. Nosotros nos quedamos en el pueblo de Ellendale, cerquita de la Russell Fall, pero unos 7 km antes hay un camping con baño donde, en principio solo pueden acampar los selfcontained, aunque vimos varas campers como la nuestra sin baño. El lugar era más bonito.

* Foto principal: Shutterstock

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba