DESVENTURAS: ME MUERO DEDO-LOR!

desventura viajeras mochileando por el mundo parking dedo

Mensaje importante de la autora: este post es en memoria de todos los dedos muertos accidentalmente en las esquinas de las mesas, de las camas, de las puertas, pisados sin humanidad bajo tacones puntiagudos y botas de trabajo más pesadas que un cocido madrileño para desayunar, y sobre todo para ti: mi querido meñique del pié, que nunca me dejaste sola y perdiste tu alegría e inocencia tan típica de un dedo joven y con tantas ganas de vivir… aquel lejano día en la isla con disturbios de personalidad.

He estado a punto de perder mi meñique para siempre… Fue cuestión de un segundo: acabábamos de entrar en el recinto del templo Ulu Watu, en Bali. Era temprano y éramos los primeros… el parking estaba completamente vacío.

La situación era muy buena: 6 parkings libres y pacíficos… y solo uno que parecía gritar “lejos de aquí!” con un bloque de cemento maligno en su lado izquierdo.

Rober estudia la escena cual economista de éxito y sin ninguna duda se dirige a ocupar el trozo de asfalto que más le gustaba.

Una elección fácil…¿o no?

¿Habéis adivinado cual eligió? Ya hijo ya, yo también empiezo a preguntarme si mi novio intenta matarme, en ocasiones… pero qué le vamos a hacer!

Lo mejor de todo es que no había visto el bloque de cemento (o eso dice el canalla) hasta que mi grito espantó a todos los monos que estaban mirando la escena y vio mi pobre dedo que poco a poco dejaba su apariencia “letiziana” y comenzaba a parecerse más a un dedo de picapiedra, bigfoot o frodo (sin pelos eh!) Que do-looor!!

Este es el único zapato que me hubiera ido bien entonces…

Al principio temí lo peor: creí que mi dedo se iba a suicidar… el golpe fue muy fuerte, pero el impacto psicológico de ver que en la vida todo puede cambiar de un momento a otro fue lo que más le afectó. Si antes su preocupación era “Qué esmalte me pongo hoy?” ahora empezaba a preguntarse “Cuál es el sentido de esta vida?” Por suerte encontró su guía espiritual y gracias a él y a los cuidados y las sesiones relajantes se puso bien… y todos fueron felices y comieron perdices!

El dedo-guru espiritual para curar el alma

Y sesiones de spa para cuidar el cuerpo

Y nunca jamas volvió a montar en moto con Rober. Mentira!!

 

Consigue tu seguro de viaje IATI con un 5% de descuento por ser lector de Mochileando por el Mundo desde este enlace: http://bit.ly/29OSvKt

Si te ha gustado el articulo no te olvides de comentar y compartirlo

1459804188_69_EmoticonsHDcom

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

2 comentarios en “DESVENTURAS: ME MUERO DEDO-LOR!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba