CRONICA DE UN DÍA MALO

Malo sí, no hay otra palabra. No es que nos haya pasado nada grave, eh? De hecho no nos ha pasado nada… solo que hay días en los que todo va de culo y cuando crees que el karma/destino/loquesea ya no tiene más recursos… zas! Te sorprende con una nueva putadita que no esperabas. Vamos que Karma 1 – Lety+Rober 0
El día comienza con el despertador a las 07.30: a las 08.00 tenemos cita en el taller mecánico del pueblo para hacer la revisión del coche y cambiarle unas cuantas cosas. El presupuesto ya de por sí es una mala noticia: unos 300 pavos (teóricamente, al final seguuuuro van a ser más). Mejor, para que la cosa esté más entretenida, os vamos a dejar con unos capitulillos, en orden cronológico, de las bromitas del señor Karma:

IL BUONGIORNO SI VEDE DAL MATTINO

El gato nos ha meado delante de la puerta de la habitación (desde que comenzó a hacer pipi en la ducha cerramos el baño). Entre que limpiamos, nos lavamos la cara y nos vestimos no nos da tiempo pa ná… ni para desayunar, así que nos vamos rápido al coche que nos tenemos que ir.

UY QUE SORPRESA

Rober intenta accionar el motor… y por segunda vez en nuestra historia furgonetera no arranca! Muuuy bien: la batería está muerta. Y ahora qué hacemos? La única solución es encontrar los cables para hacer un puente con el otro coche (una cosa buena del houesitting es que tenemos nuestro coche y el de los dueños de la casa). Vamos al garaje  y nada, ni sombra de los cables. Llamamos al taller e intentamos explicar nuestra situación avisando de que vamos a tardar. Nos damos una vuelta por el vecindario pero hoy parece que todo está muerto! Finalmente decidimos tirar para el taller con el otro coche y coger allí el cable.

ME CACHIS!

Los del taller son majetes y nos dejan el cable, nos explican cómo funciona e incluso nos dicen que vienen a recoger el coche… no hace falta decimos, si en una media horita seguro que estamos de vuelta. Pobres ilusos! Con el problema del cable ya resuelto se nos presenta otro nuevo: nuestro coche está encajado entre una pared y el lado del barco de los dueños (siiii es una pedazo casa con barco!) y claro, los cables no llegan de uno al otro. Hay que mover el coche!!

MALDITA CUESTA

Obviamente (esto va por ti, señor karma) el parking tiene una cuesta, así que tenemos que empujar el coche hacia arriba. Con nuestros musculitos de caca no lo conseguimos, suerte que en ese momento pasa por allí un chico y nos echa una mano. Vale, conseguimos poner el coche unos 5 metros más atrás y aparcamos el de los dueños cerca. No están paralelos pero los cables deberían llegar.

AH AH, ME TENGO QUE REÍR?

Pues no, no llegan: la batería de nuestro coche está a la izquierda del motor y la del otro a la derecha, o sea en extremos opuestos! Te lo puedes creer? No hay manera de mover más nuestro coche así que tenemos que pensar en otra solución: mover el barco. Sería fácil si el barco no pesara dos mil quinientos kilos (es un decir) y si no hubiera una colina a su derecha. Hacemos lo que podemos y lo movemos unos 30 cm… suficiente para acercar un poco más el coche de los caseros al nuestro.

QUE NO EXPLOTE EL MOTOR

El cable llega por un pelo. Ponemos la pinza roja en un lado, la negra en el otro… intentamos arrancar y esto no va! Dios esto supone más tensión que desactivar una bomba! Colocamos mejor las pinzas y… RUUUUUN! Nos vamos al taller!
Allí dejamos el coche pensando que sería un par de horitas de espera que pasaríamos en el pueblo antes de ir a recogerlo. Nueva sorpresa: el mecánico nos dice de volver sobre las 16. Pero si son las 10! Que hacemos todo este tiempo (nota: el pueblo no tiene un carajo, ni siquiera hay wifi en la biblio). Pues nos volvemos a casa.

EL PUTO CARNET DE CONDUCIR

Lety no tiene carnet, así que no pudimos llevar el otro coche… vamos que nos tenemos que volver andando. Y una mierda! hacemos autostop. Pasa un coche, nos saluda. Pasa otro, el conductor se da la vuelta. Pasa otro, se ríe. Pasa otro, se para: yuppi! Rober monta adelante y Lety en la parte de atrás de la furgoneta roja en compañía de una perrita muy maja. Nos lleva hasta la puerta de casa. Pfiu… hacerlo andando hubiese sido ya lo máximo!

Y AHORA QUE?

Llegan las 15.00 y comenzamos a pensar en que a las 16.00 tenemos que recoger el coche. Si antes pudimos hacer autostop ahora también, no? Pues no: no pasó ni el tato así que con buena voluntad y sabiendo que el regreso sería en nuestro cochecito, nos damos ánimo y hacemos los 4 kilómetros entre bajadas y subidas hasta Coromandel Town.

NO WORRIES

Llegamos y que raro: nuestro coche no está fuera. Donde estaba? Dentro del taller, sobre la grúa! El coche no estaba listo! «Ah chicos, volved mañana por la mañana que el coche hoy se queda aquí, no worries eh!». No worries tu madre! De vuelta para casa, andando. Bueno… vamos a intentar hacer autostop. Nada. No para ni dios! Será el gorro de Lety, será la barba de Rober (yo creo que la barba) pero nos toca patearnos los 4 km de vuelta (y esta vez nos toca la parte con más subida!)

EPILOGO

A la mañana siguiente (hoy) teníamos que ir otra vez al taller, esta vez llamamos para asegurarnos de que el coche está listo, bien! Ahora… nos arriesgamos a ir andando y hacer autostop? Ni de coña: nos pillamos unas bicicletitas que hay en la casa y nos vamos pedaleando. Llegamos más felices que dos niños en navidad aunque pronto nos acordamos: ahora nos dan el palo… Al final fue una pasta, aunque respetaron el presupuesto. Pero lo mejor de todo es que nos volvemos a casa en coche. Yupiiiii! Para celebrarlo nos vamos al jacuzzi, espera: está frio! Ayer por la noche se fue la luz y se apagó… NUOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!
P.D. Perdonad que no haya mucha foto pero con la suerte que tenemos si pillamos la cámara en mano fijo se nos cae!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

4 comentarios en “CRONICA DE UN DÍA MALO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba