BANGKOK 4.0.

Sabíamos que volveríamos, siempre que dejamos Bangkok sabemos que tarde o temprano volveremos. No podemos darle la espalda a la ciudad donde empezó todo para nosotros, el primer destino de nuestro primer viaje a Asia, el lugar donde se produjo el inicio del cambio. No podemos remediarlo, Bangkok es como nuestra casa al otro lado del mundo.

La conocemos de turisteo, de mochileros, de guías con los padres de Lety, y en esta ocasión eran los míos los que nos acompañaban. Los Valerianos han confiado en nosotros y sin saber el destino se montaron en el avión con la misma ilusión que dos niños de camino a un parque de atracciones.

Bangkok seguía más o menos como la recordábamos de la primera vez que la pisamos, hace ya más de 6 años. Quien nos iba a decir entonces que ahora en vez de sacar 2 mochilas del taxi serían 4! El taxi… que taxi! Salimos a las 3 de la mañana del aeropuerto Suvarnabhumi y lo que menos necesitábamos era un taxi en reserva y a velocidad constante de 60 km/hora. Algo raro nos paso esta vez con los taxistas, nos tocó el lento antipático del aeropuerto, el loco que se estampó con una moto hace 10 años y el médico le prohibió volver a conducir (y te lo cuenta así, con una sonrisa en la boca y mirándote mientras conduce frenéticamente de noche), el que te para de repente pidiéndote que salgas del taxi porque le has pillado dándote un buen rodeo, el que era jugador de fútbol de la segunda tailandesa hasta que se rompió la rodilla, al que le huele el taxi a pies rancios… y el peor, el que el último día a 1 km de la estación desde donde sale el bus tiene un pequeño accidente (un toquecillo, nada grave) con un coche conducido por un viejecito y te deja tirado en mitad de una autovía…

Ojo, luego nos han tocado algunos muy majetes, educados y con taxis limpios. Pero en Bangkok también se puede mover uno en tuctuc, en mototaxi y en el resto de transportes públicos, nos lo anotamos para escribir un artículo dedicado a todas esta información, lo prometemos!  Por cierto, quien lea esto que no piense que menudos mochileros de pacotilla que se mueven en taxi a todos los lados… ir en taxi en Bangkok suele salir más barato que coger el metro o el tren elevado, sobre todo si viajas en grupo! Por ejemplo, un trayecto de una hora por la ciudad nos costó poco más de 4€.

Aquí hemos estado los primeros 4 días de un viaje por Asia que durará un mes (podéis seguirnos en Facebook e Instagram), y aprovechamos para ver lo típico y no tan típico de Bangkok… desde sus templos más representativos, hasta los barrios más tradicionales y originales. También la zona mochilera, la zona de putiferio (que es donde estábamos alojados), el centro financiera, mercadillos callejeros y centros comerciales… Y es que Bangkok es, para nosotros, la capital del sudeste asiático.

En unos días publicaremos una guía de todo lo que ver y hacer en 4 días y una guía de los lugares donde comer bien y barato… así que estate al loro! De momento os dejamos unas cuantas fotos:

Puedes ver el resto de fotos en el album: Bangkok 2016 con los Valerianos

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

1 comentario en “BANGKOK 4.0.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba