ALAS Y RAÍCES (VOLVER. A IRNOS.)

Hace unos meses escribíamos lo siguiente:

“Pongamos que cuando Dios, Zeus, Buda, el Adn o quien sea dotó al hombre de vida, esta venía con varios equipamientos de serie: un corazón, dos pulmones, dos ojos, un cerebro, un alma y alguna cosita más. Pero también nos dotaron con algún que otro equipamiento extra: hay quien es muy listo, quien cuenta chistes muy bien, quien canta como un ángel, quien come sin engordar y luego están los viajeros. A los viajeros nos dieron alas y raíces.

Las alas nos sirven para volar lejos de casa, para visitar nuevos lugares, para darnos cuenta de que otros mundos son posibles, para crecer y conocer.

Las raíces son aquel sentimiento que nos ata a nuestro hogar, el amor que sentimos por nuestra tierra, el cariño y la ternura incondicional que nos entra cada vez que estamos cerca de casa.

Las alas nos instigan a irnos. Las raíces nos instigan a volver. Irnos y volver. Deseo de viajar, nostalgia de casa. Y aquí comienzan los problemas: por un lado tenemos el deseo irresistible de salir a la aventura (si nos quedamos quietos durante mucho tiempo nos sentimos vacíos, apagados). Pero también pasa que por cuanto lejos nos lleven las alas, siempre nos quedará en el corazón la sensación de que, antes o después, las raíces nos devolverán a nuestro hogar. Es el destino de un viajero, la dulce condena que nos toca cumplir.”

Estábamos, por aquel entonces, a pocos días de regresar de un viaje de un par de semanas por Roma, Atenas y Berlín. Tenía ganas de desconexión, de escribir, de casa, de un baño todo mío, de una cama toda nuestra. En definitiva: tenía ganas de echar raíces. Tuve incluso miedo de haber roto mis alas. No me apetecía viajar durante mucho tiempo, ni demasiado lejos.

Pero las alas no se habían roto, solo estaban descansando. Hello alas, bye bye raíces: es el destino de un viajero, la dulce condena que nos toca cumplir, ya os lo dijimos.

Volvemos. A irnos. Siempre hay donde ir, porqué sabemos donde volver. Subiremos al avión tras habernos despertado en Sigüenza, no hará frío, pero tampoco hará calor. El otoño ya está llamando a la puerta pero nosotros no le vamos a abrir. Subiremos al avión tras haber subido al tren. Un tren limpio, ordenado, lleno de maletas, maletines y maletones. Subiremos al avión pero no seremos los dos de siempre. Nos vamos 4 y no, no tengo dos gemelos en la barriga… nos vamos con los padres de Rober, “los Valerianos”, que poco saben de lo que les espera (para saber no saben ni adonde nos vamos :-p)

Cuando bajemos del avión nos recibirá el aire pegajoso, húmedo y sofocante de una de nuestras ciudades favoritas. Cuando bajemos del avión nos golpeará el olor de los pinchitos de carne, de las ofrendas de flores, de las especias, de la polución, del caos y de lo extraño.

Para muchos estaremos a miles de kilómetros de casa. Pero cuando bajemos del avión, nosotros habremos vuelto.

Primera parada: Bangkok. Síguenos en Instagram Stories y Snapchat porque tenemos pensado enseñaros el viaje en directo 🙂 y seguro que alguna “valerianada” cae 😉

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

4 comentarios en “ALAS Y RAÍCES (VOLVER. A IRNOS.)”

  1. Siempre es un placer leerlos y encontrar en su página el buen humor y la inspiración que los caracteriza. Esta es una de las mejores entradas y me llego al alma. Les deseo un excelente viaje a los 4 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellenando este formulario nos estás proporcionando datos de carácter personal que serán tratados de forma segura, cumpliendo con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). La legitimación se realiza a través de tu consentimiento explícito, marcando la pestaña de aceptación. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realices en este blog. Los datos estarán ubicados en los servidores de Webempresa, el proveedor de hosting de Mochileando por el Mundo (política de privacidad de Webempresa). Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación definitiva de los datos. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

Ir arriba